Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica de la conferencia de prensa del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República

SENADOR CÉSAR CRAVIOTO ROMERO: Un acto de violencia que ocurrió el día de ayer en una presentación de un libro, que escribió Napoleón y que iba a presentar junto con el senador Narro, y que se saboteó por fuerzas oscuras.

Entonces, le doy la palabra al senador Napoleón Gómez Urrutia.

SENADOR NAPOLEÓN GÓMEZ URUTIA: Gracias.

Muchas gracias, muy buenos días.

Quiero comentar que el día de ayer en Zacatecas, Zacatecas, tuvimos un acto bochornoso, una provocación, una agresión de un grupo de gorilas, de gángsters, de golpeadores, de porros pagados y enviados por la empresa Grupo Peñoles, de Alberto Bailleres González.

También por el director de la compañía Peñoles, en Fresnillo, Octavio Alvidrez y, por supuesto el títere que utilizan para manejar a estos golpeadores, un exdiputado federal que ellos mismos compraron hace tiempo, Carlos –como los mineros lo apodan– “la marrana” Pavón.

Un acto vergonzoso para asistir, invitado por el periódico La Jornada de Zacatecas y por la Universidad de Zacatecas, para presentar este libro en el Teatro Calderón. Un teatro que está considerado patrimonio cultural por parte de la UNESCO, y de la humanidad.

No se detuvieron ante nada, con tal de evitar que pudiera presentarse el libro, un acto cultural, un acto educativo, un acto de difundir el contenido de este libro.

Y por supuesto, como les afecta porque en él se denuncian, el libro que escribió el triunfo de la dignidad y que es una secuela del libro anterior “El colapso de la dignidad”; estos señores de la empresa, al igual que los de Grupo México, de Germán Feliciano Larrea y Alonso Ancira Elizondo, que han sido los tres enemigos mayores de los mineros de México, de las familias de los trabajadores mineros, los agresores, los hombres llenos de avaricia, de corrupción, de ambición desmedida y que no se detienen ante nada y que son capaces de cualquier cosa, como lo vimos ayer.

Atacaron al Teatro Calderón, le tumbaron una puerta, destruyeron vidrios, se metieron, hicieron actos de vandalismo y de porros, pagados y financiados por esta empresa.

Es una vergüenza y sí lo quiero decir claramente, que este Senado de la República en el sexenio pasado, le entregó la Medalla Belisario Domínguez a este nefasto empresario de Alberto Bailleres, y se la entregaron porque diez senadores priístas estudiaron en el ITAM, y quisieron pagarle a su patrón y amo con este premio de la Medalla Belisario Domínguez, dañando la imagen de este gran hombre, visionario, líder social y político de México, y dañando por supuesto y destruyendo la imagen de la Medalla Belisario Domínguez.

Es una vergüenza que estos empresarios en pleno siglo XXI, se comporten de esta manera.

Entonces, queremos denunciar estos hechos, agradezco mucho la solidaridad de mis compañeras y compañeros senadores que han estado con nosotros. El senador José Narro iba a ser precisamente, ayer uno de los comentaristas de este libro, junto con el director de La Jornada en Zacatecas y otras personas más.

Y no se vale que con esto traten de evitar la transmisión de las ideas, la difusión de un libro que, porque les preocupa y les afecta. La verdad son actos que deben de investigarse y castigarse hasta las últimas consecuencias y los vamos a denunciar. Esto no puede quedar en la impunidad.

Es una actitud y una acción fascista totalmente, casi de quema de libros, de amenazas, de golpear, de gente que iba drogada, iba pagada por esta empresa.

Yo sí creo que es algo bochornoso para México, siendo uno de los tres o cuatro empresarios más ricos del país y comportándose de esa manera es una vergüenza verdaderamente, incluso para la clase empresarial; la clase empresarial que sí se preocupa por México y trabaja por México.

Nuestro país no necesita de ese tipo de empresarios que han saqueado a través de la minería los recursos naturales de este país y a través de la explotación de la mano de obra, y quieren seguirlo haciendo, como yo lo denuncié ayer, una especie de esclavismo disfrazado teniendo a los trabajadores sometidos en las peores condiciones de trabajo y contaminando como a ellos les plazca en Torreón, en Fresnillo y en todos los lugares donde operan sus minas y actividades, en Sonora, y ahí están todas las denuncias públicas ante las instancias adecuadas.

Así es que merece esta actitud violenta, agresiva, fascista de esta empresa, de su presidente y de los medios que utilizó; una denuncia del Senado de la República y agradezco mucho la solidaridad de todos mis compañeros.

Gracias.

SENADOR CÉSAR CRAVIOTO ROMERO: Bien.

Senador José Narro.

SENADOR JOSÉ NARRO CÉSPEDES: La historia del sindicato minero de México, está ligada con la historia del desarrollo industrial del país.

Está ligado con la historia de una de las fuentes más importantes de recursos, como es la minería, en un país que ha sido de los primeros lugares en la posición de plata, de oro, de cobre, de plomo, de muchos minerales que son utilizados para la actividad industrial y que son utilizados también para la joyería.

Este Sindicato Minero Metalúrgico, es un sindicato que arrancó de las entrañas del movimiento obrero, de ese movimiento obrero de los trabajadores que hacían los trabajados más pesados, que era la minería, donde la gente moría de silicosis, de problemas de salud.

El compañero Napoleón recibió en el 2011 el premio de defensor de los derechos humanos por su lucha, en Estados Unidos.

Napoleón, igual que su padre, siempre fueron de los luchadores que lograron mejores contratos colectivos, mejores prestaciones para los trabajadores. Siempre lucharon a favor de los trabajadores de México.

Y a Napoleón le tocó en una segunda fase luchar por la democracia, luchar por la transparencia en el sindicalismo mexicano, por eso él ha sido de los artífices de las reformas laborales que se han llevado a cabo en el país como parte de esta Cuarta Transformación.

Napoleón Gómez Urrutia es una persona que dio su lucha contra el abuso de los dueños de las minas, por eso Bailleres, por eso algunos dueños de minas en el país han querido prácticamente acabar por el tema de la lucha de Cananea, por el tema de la lucha de las mineras del país con Napoleón Gómez Urrutia y con los Napoleones, porque atrás de Napoleón también está su padre.

En los gobiernos neoliberales pasados, del PAN, del PRI, con Felipe Calderón, le orquestaron una demanda penal a Napoleón con el fin detenerlo; y le crearon otro sindicato con gente del mismo sindicato a través de ofrecerles espejitos de privilegios a algunos de los integrantes de este glorioso sindicato mexicano. Y Carlos Pavón era uno de los mano derecha de este sindicato, pero que se prestó a la traición, a la deslealtad.

Pues yo conozco bien Zacatecas. Las minas de Fresnillo, son las únicas minas que en el país cotizan en la Bolsa de Valores a nivel mundial. Es una de las minas más productivas, más importantes del país.

Esa mina, en tiempos de la nacionalización de las minas, era propiedad del Gobierno Mexicano. Y la gente de Fresnillo recuerda cómo Napoleón, grande construyó un auditorio ahí, el Salón de los Mineros 1° de Mayo, y toda una serie de instalaciones de campos deportivos para los derechos sociales de los mineros; el Seguro Social.

Y recuerdan la repartición de utilidades que se hacía cada fin de año, donde se entregaban 300-400 mil pesos a cada minero, y ahora les entregan 20-30 mil pesos cuando mucho. La gente se acuerda, la gente tiene memoria.

Ante eso y ante la avaricia de la acumulación de la sobreexplotación de los trabajadores, de no hacer reparto de utilidades, de irle quitando prestaciones a los trabajadores mineros del país, pues crearon este otro sindicato, que contó con privilegios y con el apoyo gubernamental para para amenazar a las instituciones sindicales del Sindicato Minero, para que se pasaran a ese nuevo sindicato minero, de Carlos Pavón.

Y Carlos Pavón, para protegerse, creó un grupo de porros y golpeadores, el que permanentemente están ahí junto con él, el Fresnillo, atemorizando a la población y a los trabajadores mineros que trabajan en la mina Peñoles, en la mina de Fresno, en la mina de Fresnillo.

El día de ayer, inusitadamente, nosotros íbamos, acudimos, fuimos a Fresnillo, fuimos a Zacatecas a la presentación del libro y a ser comentaristas, y nos informaron que desde las 12:00 del día habían llegado 300 golpeadores y porros, algunos drogados, y que habían asaltado el Teatro Calderón, que es un monumento patrimonio cultural de la humanidad.

Habían destrozado una puerta, le habían quitado, arrancado y otra golpeado; vidrios y mobiliario lo destrozaron también; pinturas, había una exposición de pinturas adentro.

Entonces, con actos de lúmpenes, de lumpenización, con actos de violencia, con actos de buscar zozobrar a la población, tomaron prácticamente el centro de la capital de nuestro Estado, las calles, y la calle principal, que es la calle Hidalgo.

Y se fueron al hotel donde estaba Napoleón, que había convocado en la mañana a una conferencia de prensa; a buscar también intimidar, amedrentar, atemorizar, a los miembros del Comités Ejecutivo, de los comités ejecutivos, porque en Zacatecas hay varias secciones sindicales, del Sindicato Minero, que preside Napoleón. Verdaderamente en actos vergonzosos.

Por eso nosotros lo que planteamos es que la Fiscalía General de la República atraiga el caso; que el Instituto Nacional de Antropología e Historia, porque es un daño a edificios patrimoniales, del patrimonio cultural de la humanidad, presente la denuncia correspondiente.

Y que la Secretaría del Trabajo suspenda el registro de ese sindicato, que es un sindicato que se ha construido a través del esquirolaje, de los golpeadores, de porros, de la violencia, de esquilmarle el fruto a los propios trabajadores mineros de la minera Peñoles, de Fresnillo.

Este grupo de Alcira y de Balleres, fueron; Larrea, fueron los peores enemigos de la Cuarta Transformación en las campañas que hizo Andrés Manuel durante tres ocasiones.

Se agruparon y financiaron siempre a los miembros de la derecha, porque lo que buscaban siempre era conservar sus privilegios, conservar; seguir acumulando riquezas a cuenta y a costa del pueblo mexicano.

Entonces, nosotros reprobamos los hechos, nos lastima profundamente estos hechos y que Zacatecas se vea envuelta en estos hechos, o sea, en este tipo, cuando Zacatecas fue de los estados donde democráticamente fue de los estados que se integraron en el 98 en la primera etapa de la transformación democrática del país.

Y este tipo de hechos violentos los reprobamos, pedimos castigo para los responsables; y hay un responsable, que es Carlos Pavón, y creo que la Fiscalía debe de atraer.

Y algunos pensaban que éramos mano blanda, pensaban que nuestro Presidente no iba a hacer nada y ayer Lozoya se quedó en la cárcel.

Gente como Pavón debe de estar claro que este Gobierno de la Cuarta Transformación aplica la ley y que no va a permitir la impunidad, y que va a actuar contra este tipo de actores que siempre contaron con mecanismos de impunidad y de protección por los gobiernos anteriores, pero que ahora con este Gobierno eso no va a suceder.

Por eso estamos planteando ya desde ayer, por autorización de Napoleón, pedimos una cita con el Fiscal General de la República. Vamos a invitar a un grupo de senadores para que nos acompañen junto con Napoleón a presentar la denuncia correspondiente, porque estos hechos no pueden pasar, donde se ponga el riesgo la integridad física de un senador.

No somos más importantes que otro mexicano, pero somos importantes y creo que el tema de buscar poner en riesgo la integridad física de un senador, es algo que rebasa los límites de toda tolerancia y de toda prudencia.

Por eso, reprobamos los hechos, hacemos un llamado a la Secretaría del Trabajo para que revisen el funcionamiento de ese Sindicato en concreto, por los hechos lamentables en que se ha visto envuelto su dirigente. Y, llamamos a la Fiscalía General de la República, a que inicie ese proceso y esa investigación penal.

Muchas gracias.

SENADOR CÉSAR CRAVIOTO ROMERO: Bueno, solamente para decir que ayer que nos enteramos del hecho, todas y todos los senadores del Grupo Parlamentario de Morena, asumimos este reclamo, nos solidarizamos con el senador Gómez Urrutia y le pedimos a las autoridades que ya mencionó el senador Narro, que intervengan.

Este hecho no puede quedar impune, y tiene que castigarse a los autores materiales, pero también a los autores intelectuales de este lamentable hecho.

No sé si alguno otro compañero, compañera, senador, quiera comentar.

¿No?

No sé si haya alguna pregunta de los medios.

No. Bueno, muchas gracias.

Muchas gracias a los medios de comunicación.