Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica de la conferencia de prensa del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena del Senado de la República

SENADOR RICARDO MONREAL: Terminamos una reunión del grupo parlamentario de Morena, sobre varios asuntos, la Agenda Legislativa que estamos construyendo para el próximo Periodo de Sesiones en la nueva Legislatura. Y también hicimos un balance sobre las políticas públicas y los resultados electorales recientes.

Fue una reunión muy importante, seria, amable, analítica, incluso con análisis objetivos y con una autocrítica seria.

Finalmente, en lo que convenimos es seguir adelante, prepararnos técnica y jurídicamente sobre la Agenda Legislativa y nos pronunciamos abiertamente, por cerrar filas en torno al Presidente de la República y en torno a las políticas públicas que se han implementado con motivo de la Cuarta Transformación, y del proceso que vive México de transición política en el cambio de régimen.

Eso lo revisamos ahora, desde muy temprano, con todos los integrantes del Grupo Parlamentario, nos reunimos más de 50, algunos están ausentes o tuvieron otra ocupación; pero estuvieron más de 50 compañeros senadores, de 60 que somos.

Algunos no se han incorporado, están en proceso de incorporarse, tales como Cristóbal Arias, como el propio Félix Salgado, como Verónica Camino; todos ellos todavía están presentes en sus estados y no se han incorporado al Grupo Parlamentario ni a los trabajos legislativos. Creo que esta semana lo harán y serán bienvenidos.

Ahora voy a dar respuesta a algunas preguntas que me han hecho, de distinta naturaleza, por parte de distintos compañeros.

Adelante.

REPORTERA: Buenas tardes, coordinador.

En esta reunión que tuvieron, en este balance en torno a qué fueron las críticas que se realizaron por algunos de los senadores.

Y, también le quiero preguntar sobre esta declaración que hizo la semana pasada el Presidente López Obrador. Refirió que hubo morenistas que traicionaron al movimiento en el proceso electoral y que tienen sus propios intereses.

Algunos lo han señalado a usted como el traidor de la elección, que ayudó al derrumbe de la Ciudad de México; ¿qué les responde ante esto?

SENADOR RICARDO MONREAL: Bueno, voy a responderle junto con otros que también están haciendo la misma pregunta, por ejemplo lo está haciendo Víctor Mayén.

La repito, para agruparlas: “Su opinión sobre este discurso, el mismo que usted dice, de AMLO, incluso que descalifica a la clase media, de no votar por Morena. Afirma que es un sector que no tiene escrúpulos morales.

“El New York Times, considera usted que tiene la intención de provocar fricciones entre Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, por su investigación sobre el colapso de la Línea 12 del metro”. Esa es otra, de Víctor Mayén.

Y, también agrupo la de Mayolo López, de Reforma. Mayolo López dice: “El choque de Ebrard con Sheinbaum, ¿le favorece a sus aspiraciones Presidenciales?”.

Claudia Flores Barreto hace otra pregunta similar a la de usted y similar a estas, dice: “Algunas personas le escribieron hace unos momentos, en el chat de redes sociales, una supuesta traición de su parte a Morena, que la había entregado la capital a los panistas.

“Algunas columnas han referido una supuesta reunión, donde el Presidente había expresado alguna molestia al respecto, ¿qué les responde?”.

También, dejen ver si de una vez le respondo. También Gerardo Segura: “¿Qué responde a quienes, como Mario Delgado, dejan entrever que usted metió las manos en la elección de la Cuauhtémoc en contra de Sheinbaum, ¿desmiente a Mario Delgado?”.

En otro tema, “¿no es contradictorio que se diga que los opositores quieren poner a pelear a Ebrard y Sheinbaum, y se reconozca que las filtraciones salieron del Gobierno de la Ciudad de México?

En el caso de lo dicho por el diario The New York Times, ¿qué tienen que ver aquí los opositores y qué responde a la denuncia que hacen en el PRI, PAN y PRD, que podrían utilizar en Morena y el Gobierno Federal a la UIF para obligarlos o presionarlos para otorgarles los votos para los cambios que requieran?”

De Víctor Gamboa, me pregunta de otro tema; ah, Silvia Arellano ya la respondí.

Estos son más o menos los temas.

Yo les diría, primero, que lo he explicado en varios foros. La decisión de los electores en todo el país debe de respetarse y deben de hacerse valoraciones objetivas y realistas.

Yo no soy dirigente de partido, no tuve responsabilidad alguna partidista en la Ciudad de México, ni en el Valle ni en alguna parte, y no estoy dispuesto a ser chivo expiatorio de nadie.

Soy un hombre serio, respetable, responsable de lo que hago.

Morena debe revisar su estrategia, debe revisar sus procedimientos de selección de candidatos; debe revisar su cercanía con los electores y su relación con los sectores de la población.

Mi vida siempre, siempre mi vida ha sido de adversidades. Para mí no ha sido fácil avanzar, por eso no creo en las intrigas palaciegas, soy muy resiliente a ese tipo de políticas de descalificación y siempre soy cuidadoso en no responder con la misma violencia con la que se escribe.

Respeto a todos los que escriben, respeto a todos los que dibujan.

Incluso la semana pasada, en un periódico que respeto mucho, su línea editorial y sus moneros, tres días seguidos fui motivo de sus columnas y de sus monos, y desde aquí les digo que los respeto y soy un hombre público que no actuaré con imprudencia y que al saberme hombre público también estoy sometido al escrutinio público.

Entiendo muy bien lo que sucede en el país, se los aseguro. Veo con mucha claridad lo que está pasando en el horizonte y lo que está debatiéndose en el país.

Estoy consciente del lugar que ocupo y el lugar que desempeño.

Hoy tengo bastante trabajo en el Senado y los resultados son fáciles de comprobar en mi trabajo legislativo al que estoy cien por ciento dedicado.

Les comento a todos los que están interesados, que voy a actuar con prudencia, que voy a actuar con sensatez, que siempre procuraré la unidad, que estoy en contra del sectarismo, de la exclusión y de reproducir las noches de los cuchillos largos. No creo en eso y no creo tampoco en intrigas de descalificación.

No actúo en razón del sentimiento o agravio contra algún compañero o compañera. No medro, no me gusta medrar de las situaciones adversas de compañeros o compañeras.

Actúo con moderación, nunca con mezquindad. Será porque en el pasado he sido sometido a actos mezquinos y de persecución cuando era opositor, incluyendo expedientes criminales en mi contra, que se desvanecieron tan luego se fueron del poder.

Por eso, no me sumo a los coros de linchamiento, ni soy ni estoy dispuesto a ser chivo expiatorio de nadie; que cada quien asuma su responsabilidad y que cada uno asuma su propia respuesta frente a los acontecimientos.

Creo que lo que sucedió en el pasado proceso fue que la gente decidió votar. Es hasta una falta de respeto atribuible a una persona o una corriente, la dirección de un movimiento que pudo haber cambiado el destino de un Estado, de una región, de una circunscripción, y es otorgarle demasiado poder a la persona a la que se le menciona.

Por eso, actuaré con prudencia, responderé con ecuanimidad y no me entrevero ni tampoco me involucro en descalificaciones personales.

Durante mucho tiempo mi vida ha sido de adversidades y por esa razón sé muy bien cómo se construyen, pero también sé cómo se desvanecen. He vivido distintos episodios adversos, y la razón siempre sale a flote.

Con el Presidente de la República, vivo una etapa de respeto y de compañerismo. Nunca he tenido una expresión de desacuerdo; incluso les puedo decir que frecuentemente me reúno con él, mínimo cada ocho, cada 10 días, para revisar la agenda legislativa.

Nunca he tenido un solo punto en el que haya desencuentro, y no lo habrá; no lo habrá.

Por esa razón, también le contesto a Mayolo: “¿Si el choque de Ebrard y Sheinbaum, me favorece en mis aspiraciones presidenciales?”

Le diría que no estoy pensando en eso. Que estamos a destiempo, que lo único que me preocupa es fortalecer la institución presidencial, que aquel que se atreva a adelantar los ritmos y los tiempos no es sino un suicida político, y yo no lo soy.

Tengo 46 años en el servicio público y estoy muy claro en cómo se construyen ese tipo de circunstancias políticas. Por eso no actuaré ni de manera precipitada, ni tampoco de manera ventajosa o mezquina.

Para mí, eso, falta bastante tiempo y en este momento lo que nos interesa al Grupo Parlamentario, es fortalecer la figura presidencial y consolidar la transición política y profundizar el cambio de régimen.

Nonos mueve ninguna otra aspiración, no nos mueve ninguna ambición vulgar. En este momento lo que necesitamos es construir un país y demostrarle a la gente que tenía razón en apostarle al cambio.

Ahora lo que debemos hacer en los espacios perdidos, es reconstruir nuestra relación con los electores que se fueron, con la clase media, con los empresarios, hay que reconstruir nuestra relación con los sectores sociales, con los grupos económicos, con los grupos de científicos, con los grupos de la sociedad civil, con organismos no gubernamentales.

Lejos de buscar cómo descalificar y cómo culpar sobre las torpezas en las decisiones, se debe de buscar cómo consolidar la unidad y la cohesión en nuestro país, en todas las regiones.

Aquí les doy respuesta prácticamente a todos los que me han preguntado sobre este tema.

Karina Aguilar, me pregunta “cuáles son los temas pendientes en la Cámara de Diputados”.

Les mandé la agenda, que son muchos, Karina, en la agenda tenemos más de cien temas que nos envió la Cámara de Diputados, en minuta proyecto. Esta es la agenda, la tienen ustedes, les pedí que se las enviaran, pero está muy completa y está muy clara en todos los temas que nos ocuparán en el próximo periodo de sesiones, ya con la nueva Legislatura.

Aunque sólo puse las reformas que recibimos de la Cámara, sin priorizar. Le voy a decir cuántas recibimos, Karina, para no dejar su pregunta al aire:

De la Cámara de Diputados, transformadas en minutas, recibimos siete reformas constitucionales; 306 –fíjese bien–, 306 reformas a ordenamientos legales y vigentes; ocho leyes de nueva creación; 17 de otros decretos. En total, 369 minutas recibidas de la Cámara de Diputados.

Entonces, eso es lo que les quería comentar, dando respuesta a Karina.

También, dándole respuesta a Alejandro Páez y a Jennifer Alcocer, si hay temas y condiciones para un Extraordinario.

Las bancadas con las que me he reunido, no con todas, con los coordinadores y algunas coordinadoras de Grupos Parlamentarios, me han señalado que ellos no están de acuerdo con un Periodo Extraordinario, que nos esperemos hasta el Ordinario y que maduremos la agenda entre todos para que el 1º de septiembre podamos sacar a flote estos procesos de aprobación de la ley o de leyes o de reformas, de manera consensada.

Estoy en eso y, si no hay asuntos urgentes, les comenté, lo haríamos inmediatamente.

Gabriel Santomila: “¿La reforma al INE sigue siendo una prioridad?”.

La reforma en general, Gabriel, la reforma electoral en general, entre las que está la austeridad, los gastos, el voto electrónico, la actuación del Tribunal, el principio de legalidad del INE, la composición del INE; todo eso está dentro de una posible reforma política que estamos construyendo y que, en su momento, lo plantearemos a los Grupos Parlamentarios.

Víctor Gamboa, dice: “¿Está firme la alianza de Morena con el Verde en el Senado?

El senador Manuel Velazco ha dicho que valora si continúa con el Verde. ¿Buscará acuerdos con todas las bancadas?”

Yo espero continuar en la misma alianza con el Verde, con el PT, con el PES. Voy a hacer lo posible por mantenerlos en la Alianza.

Recuerden que en la Cámara de Senadores no tenemos mayoría. La mayoría simple o mayoría absoluta la construimos siempre con los aliados.

No será la excepción, hablar con todos los grupos parlamentarios para poder mantener la mayoría y hablar con el otro bloque para la mayoría calificada, como lo hemos hecho todos estos años y que no es de ninguna manera un despropósito ni demerita la actuación de cada uno de los legisladores que pugnan por un amplio consenso para lograr mayorías calificadas o unanimidades.

Bueno, Félix Muñiz: “Según los panistas, no se logrará la mayoría para un periodo extraordinario”

Según los panistas, no se logrará la mayoría para un periodo extraordinario, no, ni la estamos buscando, Félix, ya lo expliqué, que hasta ahora no estamos intentando un periodo extraordinario

e irnos a la revisión de la agenda hasta el inicio de la nueva legislatura, que será y ocurrirá el 1º de septiembre.

¿Hay responsables -dice Alberto Valderrábano de Notisistema­- hay responsables de la pérdida de capital político que tenía Morena que de 30 millones haya perdido 14?

No es así, las cifras que yo tengo en materia de diputados, se perdieron de 37 a 34. De cualquier forma, cualquier pérdida es lamentable y lo que nos ocupa ahora es trabajar más por recuperar esos votos, por recuperar la confianza de los electores y por mantener la confianza de los ciudadanos que votaron por nosotros.

Si hacemos un análisis de todas las intermedias, verán con toda objetividad que a Morena no le fue mal, a Morena le fue bien con el 34 por ciento, y junto con los aliados se mantendrá en 280 aproximadamente, lo que constituye la mayoría absoluta para mantener firme y en un solo destino el presupuesto y las principales leyes reglamentarias.

Para modificaciones constitucionales o nombramientos que requieran las dos terceras partes, haremos uso de nuestra inteligencia y de nuestra habilidad para poder construir esas mayorías calificadas.

Siempre ha sido así, no es la excepción ahora. Siempre ha ocurrido así y ahora lo seguiremos haciendo.

Si hay alguna otra, después me la hacen.

A ver, Israel.

REPORTERO: Senador, dice usted que no quiere reproducir la noche de los cuchillos largos; sin embargo, hace unos días en su Twitter usted se pronunció a favor de sacudir al partido y renovar sus liderazgos.

¿Esto pasa por la salida de Mario Delgado y de Citlalli Hernández?

Y preguntarle, también: En esta reunión de autocrítica -me imagino que hubo-, ¿cuál es el sentir de los senadores hacia la dirigencia del Partido? Les falló en algunos municipios o en algunos distritos.

SENADOR RICARDO MONREAL ÁVILA: No. Se ratificó la confianza en la Dirección. Nosotros no estamos pidiendo renuncias, ni nos corresponde.

Pero sí se planteó la necesidad de una reunión con la dirigencia, presencial, tanto con Mario Delgado como con Citlalli, y los miembros del Comité Nacional.

En mi Twitter hablé de que era necesaria la afiliación abierta y libre, de que era necesaria la reestructuración y el relevo en los estados y en los municipios, donde ya están vencidos los liderazgos.

Hablé de una reestructuración necesaria, y hablé, como una expresión coloquial, de una sacudida, es decir, de una autocrítica y una actitud reflexiva de todos los que formamos parte del Movimiento, no como dirigentes sino como militantes.

No hablé en contra de Mario ni estoy pidiendo renuncia de nadie; a mí no me corresponde eso. Ya bastante trabajo tengo aquí en el Senado para andar metiéndome en asuntos que no me competen.

Así es de que el Partido hará lo propio; es una opinión como dirigente de la mayoría del Senado, que reproduce y que recoge el sentimiento de senadoras y de senadores en el Grupo Parlamentario, simplemente, y que buscaremos una reunión con la Dirección para contribuir y coadyuvar a la fortaleza de Morena, no a la destrucción de Morena.

REPORTERO: Volviendo al tema de la Cuauhtémoc: Que me dijera de manera textual, si es posible, ¿no traicionó usted al Movimiento?

SENADOR RICARDO MONREAL ÁVILA: No traicioné al Movimiento, textualmente; no soy responsable de nada, no puedo torcerles el brazo a los electores de la Cuauhtémoc, están bastante capacitados, politizados.

Les dije una expresión ahora: yo la conozco. Les dije la primera vez, la persona que ganó la conozco, sí la conozco; nunca trabajó conmigo, por cierto, algunos han dicho que era mi colaboradora.

La conozco, y ella intentó ser diputada por un distrito en Azcapotzalco, por Morena. No le dieron oportunidad, la excluyeron.

Y luego quiso ser diputada de Morena en un distrito de la Cuauhtémoc, y tampoco le dieron oportunidad.

Al final ella decidió aceptar una invitación de este grupo de partidos y ahí están los resultados.

Pero yo voté, en la Delegación, por Morena en las tres boletas, y sería muy poderoso para yo influir en los ciudadanos de la Cuauhtémoc, que todos son verdaderamente conscientes, politizados y gente con un criterio extraordinario.

Me parece hasta una falta de respeto que digan que pudieron haber sido manipulados.

Gracias a todos.