Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica de la presentación del libro “Nulidades y Procedimientos Sancionadores en Materia Electoral”, del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República

Muchas gracias.

Primero, me da mucho gusto estar aquí. Nayarit para mí representa un lugar de aprecios, de muchos años, y tengo aquí muchos amigos y muchas amigas, por eso cuando surgió la oportunidad de presentar este libro, “Nulidades y Procedimientos Sancionadores en Materia Electoral”, no dudé en hacerlo aquí.

Hoy me acompañan nueve, diez senadores de la República, senadores y senadoras. En esta ocasión debo de admitir que no vienen por mí ni tampoco por escuchar lo del libro: vienen por el Doctor.

Y, es que querían venir muchos, pero la verdad es que querían venir gran parte del Senado, pero sólo hay un vuelo los jueves, es un vuelo pequeño y no había espacios. Todos venimos con nuestros propios recursos, todos pagamos nuestro desayuno, ahora en este momento. Y es que el doctor Navarro se ganó el respeto y el cariño de todos, incluyendo los extraños o los adversarios.

Aunque yo entiendo que en la política vienen y hablan y hablan y hablan, pero ahí en la Cámara no se atreven a no reconocer al doctor por su talento, por su prudencia, por su juicio.

Conocí al doctor hace muchas décadas, estuve en su casa con doña Beatriz, su esposa. En una ocasión hace 18-20 años, el Presidente López Obrador y yo estuvimos en su casa; porque él no quiso ir a otra parte, dijo “quiero ir a la casa del doctor”. Y ahí estuvimos con sus hijos, nos atendió doña Beatriz. Fue la elección que yo digo que ganó el doctor y que ahora la justicia está por llegar.

Este libro, Nulidades, es el número 33 de mi autoría. Este libro, por cierto me encontré a la directora de la Escuela de Derecho, a Rocío Flores; a la presidenta de la Sociedad de Alumnos y de Maestros.

Este libro lo editó Porrúa, y es un libro ad hoc al momento que vivimos, porque aborda los temas más característicos del derecho electoral. Yo fui maestro de derecho electoral, ahora soy maestro de la UNAM, del Postgrado, ya no tengo tiempo de dar una Licenciatura, entonces me pidieron sólo dar las materias en la Maestría, en la UNAM, y les doy de manera constante, sigo siendo maestro frente a grupo, aunque ahora por la pandemia hemos estado impartiendo la cátedra vía digital.

Pero este libro, tiene a su vez tres apartados, yo les llamo tres libros, dentro del mismo texto.

El primero es el de nulidades en materia electoral, que va desde la casilla, entendiendo a la nulidad como la medida extrema para salvaguardar los fundamentos de la democracia; pues opera cuando el sufragio ha sido transgredido a tal grado que debe dejarse sin efecto al resultado correspondiente.

Por un lado están, abarco en este libro, desde las nulidades en la casilla, que pueden presentarse durante la instalación de la casilla, en el lapso de la recepción, de la votación o incluso en el escrutinio y cómputo de ese día.

Por otra parte, las causales de nulidad de la elección, que son las que se derivan de nulificar un determinado porcentaje de casillas, a las que devienen en la situación jurídica irregular de la candidatura.

El libro segundo, aquí contenido, es muy amplio. Se enfoca a los procedimientos sancionadores en materia electoral; se analiza cada uno de los procedimientos ordinarios sancionadores y el procedimiento especial.

Trato que de manera muy didáctica, muy fácil de entender, se agregue una tabla que confronta las fases, los términos, los tiempos de los procedimientos; y trato de hacerlo llegar, los llevo hacia una especie de prontuario jurídico procesal electoral.

El enfoque se centra en los aspectos sustantivos de las infracciones electorales. Aquí hay varias candidatas, Geraldine, una de ellas, que es candidata al municipio; y varios candidatos: me encontré al de Puerto Vallarta también, y me encontré a candidatos a diputados federales.

Pues este libro es obligado para ustedes, porque es la materia electoral ahora muy especializada y tenemos que, la izquierda, adecuarnos a las instituciones y ahora que somos Gobierno, tenemos que ir creando instituciones.

La izquierda, históricamente, tomábamos calles, plazas, porque no se nos escuchaba ante la impotencia y la incomprensión de la autoridad para ser escuchados. Ahora ya no, ahora somos Gobierno y ahora la izquierda tiene que crear instituciones y tiene que adaptarse a un modelo nuevo de Gobierno y tiene que empezar a construir en la serenidad y en el buen juicio, instituciones jurídicas, instituciones democráticas e instituciones que le sirvan al país.

Por eso en este libro analizo, desde la promoción personalizada, el uso de programas sociales durante el proceso electoral; e incluso un tema que aquí está de moda y en muchas partes, la violencia política de género.

Todavía ayer en Sinaloa, eliminaron a un candidato a diputado federal por violencia de género.

Luego piensan que la violencia de género sólo se ejerce del hombre contra la mujer y no es así. Acaban de eliminar a una candidata de mujer a mujer; es decir, violencia de género de la mujer contra una mujer y la eliminaron.

Y sí hay. Cuando hay una candidata y le inventan cosas, la difaman, la calumnian y entonces la candidata puede demandar por violencia de género, aunque sea mujer y acaba de proceder.

Tú también lo hiciste, ah, pues es que a veces las mujeres son también igual que los hombres; igual, somos iguales.

Entonces procede la violencia de género de mujer contra mujer y ahora se acaba de confirmar ayer, y acaban de eliminar.

Aquí lo abarco en el libro y advierto que tengan mucho cuidado con esta figura jurídica de la violencia política de género.

Asimismo, en el libro reviso el tema del financiamiento, la fiscalización, con particular atención puesta en una diferenciación de gastos entre los partidos y los candidatos, e incluso las candidaturas independientes.

Se expone el tema de la propaganda electoral. Esto es importante, porque debe de saberse que no se puede colocar propaganda en lugares púbicos, monumentos históricos, accidentes geográficos, áreas verdes, equipamiento urbano, aunque no lo respeten.

Se recuerda en el libro, en un capítulo especial, donde está prohibida la calumnia en materia electoral. Que no se deben hacer imputaciones falsas, a sabiendas de lo que se afirma es falso respecto de algún candidato.

Este tema de la calumnia, a pesar de que está prohibida, es muy socorrida.

Por eso yo felicito al doctor Navarro. Quizá sea uno de los hombres más calumniados en la historia de la (inaudible); y, sin embargo, estoicamente ha resistido.

¿Por qué resiste el doctor? Porque quiere a su pueblo y porque el hecho de que no reaccione de la misma manera que los atacantes, (inaudible)… sabiduría y prudencia para la toma de decisiones que requieren una responsabilidad política.

Yo prefiero mil veces a un hombre con prudencia y con sabiduría acumulada, a un joven impronto que puede reaccionar de manera violenta frente a los desafíos del Estado.

El doctor Navarro es un hombre ya cuajado en las ligas políticas, con sabiduría y con conexión.

¿Por qué estamos aquí tantos senadores? Es para decirle al pueblo de Nayarit, a todo el estado de Nayarit que el doctor Navarro no está solo. Que el doctor Navarro pertenece a un equipo nacional, que encabeza desde hace muchos años, el actual Presidente de la República, y que el doctor va a ser uno de los mejores gobernadores de Nayarit, del Nayarit contemporáneo; si así la ley le permite y la mayoría de los ciudadanos le otorgan su apoyo.

Entonces, este libro, en el libro segundo está lo del procedimiento sancionador, y todo lo relativo a las campañas: a la entrega de artículos utilitarios, además los procedimientos sancionadores los concibo como instrumentos jurídicos que permitan mantener la gobernabilidad democrática de un país, de un estado, de un municipio, de una región.

Y, por esa razón en el libro tercero hablo de los delitos electorales.

Este tema no ha pasado desapercibido en el Congreso de la Unión, que aprobó elevarlos a la categoría de delitos graves; de manera tal que las personas que cometan conductas de tal envergadura, no tienen posibilidad de estar en libertad bajo caución.

Lo anterior es relevante, porque la justicia electoral no se agota con los pronunciamientos del Tribunal Electoral. En efecto, no basta con que este declare nula la voluntad de determinada casilla; sino que debe haber consecuencias penales para los responsables.

Muchas de las conductas que dan lugar a un delito o un delito electoral, son causas específicas de nulidad de la elección o también fueron motivo de un procedimiento sancionador electoral; pero no hay que dejar de lado que las regulaciones son distintas, los órganos competentes diversos y las consecuencias jurídicas también son diferentes.

Bajo esta consideración académica, es claro que la interpretación que hace la Sala Superior de las normas sujetas a su conocimiento, no es mecánicamente aplicable a leyes penales y delitos. Ello sin importar que algunos consejeros intenten generar problemas.

Por supuesto que estos temas no pueden considerarse ajenos al devenir histórico que ha experimentado nuestro país. Son reflejo y producto de una multitud de reformas y de un proceso continuo de perfeccionamiento democrático, producto de los reclamos de justicia electoral.

Sostengo, con toda precisión, que una vez concluido este proceso electoral del 6 de junio, vendrá una reforma electoral, sin duda. Es más, les podría adelantar que ya la estamos preparando, que consiste fundamentalmente en reducir el costo de estos órganos para el Estado, para el erario público.

Actualmente, este año se van a gastar más de 40 mil millones en la organización de la elección; más de 40 mil millones de pesos. Tenemos que ir ya a la urna electrónica, al voto electrónico a través de plataformas confiables, seguras, para evitar todo este dispendio.

También vamos a tener que acudir al principio de legalidad para poder sujetar a los órganos y al Tribunal, a actuar bajo estricta observancia de la ley. Es muy importante que todos nos sujetemos al principio de legalidad.

También la neutralidad, vamos a revisar los delitos electorales, vamos a revisar el funcionamiento, facultades del INE y vamos a revisar los OPLES en los estados, y vamos a revisar las Salas Regionales del Tribunal. Así es que ya estamos trabajando sobre esta materia.

Pero déjenme decirles que la materia electoral en los últimos 50 años ha cobrado relevancia, muchísima. Desde 1953, que se le otorgó el derecho de voto a las mujeres, por vez primera, en el 53.

Luego, en el 63, fue la primera ocasión que se crearon las diputaciones de partido, diputados de partido en la reforma de Reyes Heroles.

Luego, en el 69 se fijó la edad para votar de 18 años, era antes de 21, bajó a 18, salvo los que estuvieran casados, podían votar antes.

En el 77, se introdujo la representación proporcional con 100 diputados. Las Cámaras estaban compuestas por 300 lugares de mayoría relativa; aquí algunos han sido diputados federales y eran 100 de representación proporcional en ese entonces, hablo del 77.

Los colegios electorales los componían los presuntos diputados y los presuntos senadores, y se autocalificaban en la elección. Fue hasta el 86-87, cuando se duplicaron los lugares de representación proporcional y se creó el Tribunal de lo Contencioso Electoral.

En el 90 se creó el IFE, como un árbitro electoral independiente de la Secretaría de Gobernación. Al tiempo que el Tribunal de lo Contencioso Electoral se convirtió en Tribunal Federal Electoral.

En 1994, se estableció que debían fijarse topes a los gastos de campaña y se limitaron los entes que podían aportar recursos a los partidos políticos. Se estableció que en el Consejo General del IFE, los representantes de los partidos tenían derecho de voz, pero ya no de voto.

También se creó la Fiscalía Especial para atender delitos electorales y la Cámara de Senadores amplió a 128 senadores de 64 a 128; 32 por primera minoría y 32 por lista nacional.

Para el 96, se bajó al 2 por ciento el umbral para la asignación de espacios plurinominales y en la Cámara de Senadores operó por primera vez este principio de listas nacionales y de primera minoría.

La sobrerrepresentación se limitó al 8 por ciento de la votación.

El IFE fue dotado de la facultad para definir los topes de gastos de campaña y el Tribunal Federal Electoral se incorporó al Poder Judicial de la Federación.

En el 2002, 2005, la cuota de género por vez primera se establece una acción afirmativa a favor de las mujeres 70-30.

En la reforma del 2007, se dio paso a la Unidad de Fiscalización del IFE y otorgó autonomía de gestión a la contraloría de dicho órgano. Además, prohibió la compra de tiempo en radio y televisión y se prohibieron las campañas negativas.

La cuota de género pasó de 60-40, en lugar de 70-30.

Y en el 2014, el IFE pasó a ser INE.

Se creó la Sala Regional Especializada para sancionar infracciones electorales, con motivo de la propaganda electoral; y con el paso del tiempo, incluso sancionar violencia política de género.

Se uniformaron los procedimientos en el ámbito local y se crearon los Organismos Públicos Locales Electorales, los OPLES.

Se incorporó la posibilidad de candidatos independientes.

La paridad de género llegó para establecerse en 50-50; y en 2019, apenas hace dos años, se logró la modificación constitucional y el principio de paridad de género ya es, no sólo en el ámbito legislativo sino en el Poder Judicial, en la Administración Pública, en los órganos electorales.

Por eso es importante, de verdad se los comento, este libro, porque es un momento clave de la vida pública del país.

México está en un momento clave, Nayarit también y el país también.

Creo que se puede mejorar la regulación de los procesos democráticos.

Lo que el libro advierte, incluso con casos concretos, manejo de jurisprudencia, asuntos que han generado criterios del Tribunal, abarca con mucha seriedad, desde el punto de vista académico, los procedimientos sancionadores; que ahora, repito, es muy indispensable estudiarlos y observarlos.

Aquí hay muchos abogados. Yo tengo una muy buena opinión de la Escuela de Derecho, de los abogados que se forman aquí en Nayarit y tengo una buena opinión de que hay cultura jurídica en Nayarit.

Por eso es que el tema electoral es poco explorado. Últimamente más, pero es poco explorado.

Es una materia no fácil, porque su rápido cambio, cada vez que hay elecciones cambia, tienes que adaptarte y adecuarte.

Por eso es que recomiendo el libro, porque es un libro de actualidad.

Esta es la primera edición, estoy preparando la segunda edición.

Porrúa me habló antier y me comentó que ya estaba concluyéndose la edición, que si podíamos sacar una misma edición o una edición aumentada. Le dije que me esperara, para poder revisar el libro, hago anotaciones sobre de él y cuando salgo a los estados hay abogados o maestros de derecho electoral que me hacen observaciones y que me dicen: Oiga, ¿Por qué no agrega esto o por qué no contempla esto otro? Y que me envían a mi correo algunas observaciones del libro; por eso quise y quiero esperarme para la segunda edición.

Creo que quedan pocos los volúmenes para esta primera edición y espero que la segunda edición salga una vez que lo revise yo.

¿Qué se puede mejorar en la regulación de los procesos democráticos? Yo sí creo, porque para el perfeccionamiento de cualquier regulación, es necesario observar el funcionamiento de las instituciones.

Yo no soy de los que piensa que debemos desaparecer ni el INE ni el TRIFE. Yo soy de los que piensa que es un proceso gradual y que debemos ir reformando los órganos, porque actualmente han abusado, han actuado arbitrariamente y han exacerbado y extralimitado sus funciones.

Hay que apegarnos al principio de legalidad, pero tampoco estoy pensando en la extirpación, desaparición o eliminación completa de los mismos.

Por eso es importante que todos estemos muy alertas a este proceso.

Saben ustedes que ésta es la elección más grande de la historia de México, la del próximo 6 de junio.

Van a estar en juego más de 100 mil cargos, ¿saben lo que es eso? 100 mil cargos: presidentes municipales, regidores, síndicos, diputados locales, diputados federales, gobernadores; más de 100 mil. Es el proceso electoral más grande la historia y que vivimos, para mí, uno de los momentos más lúcidos de la historia moderna de México.

A veces se preocupa la gente, yo me he encontrado en el Aeropuerto, aquí mismo, en el restaurante, y me dicen “¿cómo vamos, doctor?”; “vamos bien”; “oiga, está muy dura la polarización, la guerra sucia, ¿ya escuchó lo que dicen de Geraldine?”; “no, no sé”; “O ya escuchó lo que dicen…”.

Pues no sé, pero no les crean, es guerra sucia. “Oiga, es que vino un senador y dijo que el doctor…”; Pero allá dice otras cosas, allá, ese mismo senador dijo “qué buen senador es Navarro, magnífico senador, como nunca, un hombre honesto, un hombre honrado, un hombre íntegro”, y aquí dice eso. Y ahí están las grabaciones.

Cuando lo despedimos, que pidió licencia el doctor, vean ustedes la grabación. Todos los partidos, sin excepción, alabando las cualidades del doctor: íntegro, honorable, honesto, capaz, de apertura democrática. Pero la campaña los hizo cambiar; la campaña tiene una duración y la integridad del doctor, hasta que se muera.

En fin, a mí no me preocupa eso y por eso cuando me preguntan eso, yo les digo “no te preocupes”, porque vivimos uno de los momentos más lúcidos. Me alegra vivir este momento, me alegra mucho.

Yo vine aquí en 1999, con Toño Echavarría Grande, yo era gobernador de Zacatecas. Y decía “no, no se puede”; “¡claro que se puede!”. Cuando la gente decide, se puede.

Y, yo les digo lo mismo, este momento lúcido que vive México no nos debe de alarmar, es parte de un proceso de transformación que vive el país. Hay quienes no quieren: sí, sí los hay y lo respetamos; hay quienes quisieran regresar al viejo régimen: sí, y los respetamos. Y es la gente la que va a decidir.

Por eso estamos en un momento de transición, las transiciones duran décadas, en ocasiones, y cuestan vidas, y en México no ha costado una sola vida. Es una transición pacífica, una transición electoral que operó en las urnas electorales de manera pacífica; por eso creo que este cambio de régimen que está viviendo México es, simple y sencillamente, lo que viene: una elección, lo he dicho yo, refrendatoria, refrendatoria y pacífica.

A unos días de los comicios, debemos reflexionar seriamente sobre el sentido de nuestro voto. Sí, será una elección refrendatoria, es decir, servirá para decidir si respaldamos las políticas públicas implementadas, si profundizamos la transformación de las instituciones, si continuamos con el cambio verdadero que nos propusimos o bien, si permitimos que retornen la corrupción, la frivolidad, la descomposición social, así como los privilegios para unas cuantas personas.

Nadie me puede negar, nadie, yo tengo 46 años en la actividad pública, como servidor público, tres sexenios de senador, tres ocasiones de diputado federal, una de gobernador, otra de alcalde la Ciudad de México, de la Delegación Cuauhtémoc; 46 años de servidor público.

Nunca había visto yo, nunca, tanto ataque contra un Presidente de la República, nunca, en mis 46 años. No se atrevían a tocar a un Presidente, por una o por otra razón, salvo Madero; escribí un libro sobre Francisco I. Madero, de la decena trágica, por ahí debe de andar en alguna editorial, en donde señalo de qué manera Madero fue ultimado cobardemente desde el poder político.

Y, Madero fue el más vilipendiado y el más atacado por la prensa, pero Madero siendo el apóstol de la democracia, no tenía mañanera. Ahora tenemos mañanera y a veces se ofenden porque responde, porque contesta; pero yo creo que de ahí la importancia de los comicios que, ¿qué? En nueve días, se llevarán a cabo.

Y, en un análisis retrospectivo podría asegurar, sin temor a equivocarnos, porque somos mayoría en las cámaras, que de no haber obtenido nuestro movimiento la mayoría de los votos y con ello llevar a la Presidencia de la República al licenciado López Obrador, no habríamos conseguido, aquí hay maestros y maestras, saludé a varios; no habríamos conseguido para los maestros y las maestras, derogar la mal llamada reforma educativa, y así dar paso a una reforma consensuada con el magisterio, poner fin, un alto al trato indigno que sufrieron, que recibieron los maestros, las maestras, los trabajadores de la educación.

Tampoco habríamos logrado aprobar la Ley de Austeridad ni la Ley de Remuneraciones, ante las que aún encontramos resistencias, porque el salario de jueces, magistrados, ministros, consejeros y miembros de los órganos autónomos, siguen intocados, siguen ganando 300, 400 mil pesos y lo que quieran.

No lo hubiéramos logrado. Los senadores cuando llegamos, ganábamos o ganaron, nunca ganamos nosotros, ganaban los anteriores senadores, más de 500 mil pesos por mes, por mes; hasta 800 mil pesos por mes. Nosotros ganamos y por la mayoría de Morena, impulsamos un acuerdo de austeridad, ahora ganamos 105 mil pesos por mes, rebajamos el 80 por ciento, el 80 por ciento; sólo que ahora tenemos que escribir y vender libros para un poco completar nuestra dieta.

Pero es parte de eso, es parte de ser coherente, de ser congruente, de hacer y decir lo que piensas, no pensar una cosa y hacer otra. Nos eliminamos autos, había 300 autos ahí, de lujo, se vendieron todos; nadie tiene un auto, son sus vehículos particulares.

Eliminamos los gastos de representación. Bueno, había vales para comida, bueno, había vales para alimentos de los senadores y hasta despensas, los senadores; había apoyo para que compraran los lentes, había seguros de vida, seguro de gastos médicos mayores, fondo de ahorro. Por eso todos querían ser senadores, todavía, y senadoras.

Pero eso todavía no llega hacia abajo, pero si no hubiese tenido mayoría el Presidente, no habría logrado aprobar estas leyes de austeridad.

Tampoco habríamos elevado, no hubiésemos podido elevar a rango constitucional el bienestar social. Si nosotros, no hubiese sido posible poner en la Constitución, en el 4º constitucional que los programas de adultos mayores, discapacitados, becas, apoyo para jóvenes, fueran ahora una letra constitucional que nadie puede modificar.

Tampoco habría sido posible que programas como Sembrando Vida, Precios de Garantía y otros, estuvieran vigentes en la Constitución.

Sin la mayoría legislativa que el pueblo nos otorgó en el 2018, no hubiese sido posible separar el poder económico del poder político; y las decisiones relevantes para que la nación siguieran de la mano de un grupo económico pequeño, que se negaba incluso a pagar impuestos y que cuando pagaba se los devolvían, y cuando no pagaba se los condonaban.

Además, continuarían operando los grandes negocios para evadir al fisco, como los factureros y las empresas fantasmas. Todo eso hicimos en esta Legislatura.

Estoy preparando unas memorias de todo lo que se hizo.

Tampoco se hubieran suprimido los mecanismos de manejo de recursos discrecionales, arbitrarios e irregulares que ahora recuperamos.

Tampoco se habría recuperado la energía y la rectoría del Estado en energía.

Es decir, si no hubiésemos logrado la mayoría, tampoco se habría logrado la igualdad, la equidad y la paridad de género en todos los ámbitos de la vida pública.

Le otorgamos a las mujeres el lugar que históricamente les debió corresponder.

Tampoco habríamos podido aprobar las leyes que protegen a la familia, a los menores y a las mujeres.

No se hubieran elevado a delitos graves la corrupción, los delitos electorales, el huachicoleo, el secuestro, la extorsión, entre otros.

Si no hubiera habido mayoría legislativa de Morena, no se habría actualizado y modernizado la procuración y la administración de justicia, que aún estamos en un proceso de consolidación.

Por esa razón, yo les digo que debemos cerrar filas, desde mi punto de vista, con las instituciones y con el Ejecutivo Federal.

Por eso hay que salir a ejercer nuestro derecho de manera libre, de manera auténtica.

Éstas son las razones que escribí en otro libro, el penúltimo, 32. Éste lo escribí el año pasado y lo disfruté mucho, bueno, siempre disfruto mucho escribir. Ahora estoy escribiendo algo sobre el campo, que no he escrito, aunque mi origen es campesino, yo soy de origen campesino y me falta escribir algo y estoy en eso.

Pero este libro, el penúltimo, lo terminé creo que en noviembre, se llama “21 razones para el 21, Por qué continuar”. Los que son aficionados, los que son simpatizantes, los que son amigos de candidatos, los que son voceros de candidatos, los que son candidatos, las que son candidatos deberían de leerlo: “21 razones para el 21. Por qué continuar”.

Y este libro lo traté de hacer tan didáctico que te engancha fácilmente y te dice los números exactos, las razones exactas de lo que ha pasado en México; porque la gente en el debate, en la calle te dicen: “Bueno, ¿y por qué debo de votar por ustedes? ¿Qué han hecho?” pues aquí están.

Agrupé en 21 razones todo el contexto de estos tres años de la Legislatura. Y es un libro muy interesante, aquí menciono todo lo que hemos avanzado en materia legislativa, ejecutiva, políticas públicas, todo eso.

Ya no toqué, no me tocaron estos últimos acontecimientos, de ayer la compra de la Refinería, ya no me tocó, pero hay otros elementos que voy a actualizar; pero es un libro de actualidad. Éste lo terminé en diciembre, salió a la venta en enero, pero ese no, salvo en algún estado lo presenté creo en Aguascalientes, ya después me metí más al de materia electoral.

Y aporto, trato de aportar, soy, repito, maestro universitario, y sé que aquí hay gente que está interesado en la materia jurídica electoral. Les recomiendo ambos libros.

Es un momento, para mí, lúcido de la historia de México.

Tengo acompañando al Presidente López Obrador 24 años de mi vida; 1997, desde 1997. Y son de las etapas que más disfruto.

Mi padre que era seguidor de Andrés, primero era del PRI, líder campesino del PRI y cuando escuchó y conoció a Andrés, me dijo: No te separes de este hombre.

Mi padre murió en 2006, después de la elección que nos robaron, pero seguimos en la lucha, seguimos, seguimos.

Desde entonces, el doctor hace 18 años, si mal no recuerdo la primera contienda, acompañó al pueblo, 2005, y desde entonces el doctor ha sido seguidor y simpatizante del movimiento social.

Por eso ahora es un momento clave que vive Nayarit. Debemos estar todos unidos para enfrentar los desafíos tan enormes que el México moderno representa.

Quiero decirles que este libro es un libro de actualidad, los dos libros son de actualidad y me honra mucho estar aquí.

Ya no quiero decirles más, porque si no, no lo van a comprar.

Pero déjenme decirles, éste, por cierto, éste de 21 razones para el 21, llegué a un acuerdo con la editorial. En éste sí pueden descargarlo gratuitamente de mi página, si no lo quieren comprar, lo pueden recomendar a sus equipos y lo pueden leer gratis, el de 21 razones para el 21.

Es un libro muy agradable, muy fácil, en un fin de semana, tiene letra espaciada. Por eso lo hice, porque quería que los enganchara, porque es un libro para el debate.

No sólo para los equipos electorales, sino para la población en general que quiere defender sus convicciones y sus creencias, y que a veces atacan y atacan y a veces no tenemos los elementos.

Éste es un manual ideológico sí práctico, político y éste es un manual jurídico.

Éste es un manual jurídico y éste es un manual político para defender lo que creemos y no simplemente: Sí, cómo no, es que la izquierda tiene que aprender a debatir y tiene que aprender a construir instituciones.

Esta es la siguiente etapa que nos corresponde, cercano a la social democracia, gobernar bien, gobernar con justicia, gobernar con equidad.

Esa es la parte que le corresponde a esta etapa de la vida pública, y le corresponde a las fuerzas políticas progresistas.

Y déjenme decirles, por último, que a pesar de que tengo pocas horas estoy enterado de que en Nayarit, me decía alguien hoy en la mañana, alguna gente que me acompañó, que en Nayarit está desatándose un movimiento social.

Y, en efecto, el movimiento social rebasa los partidos, rebasa a los partidos, porque son movimientos sociales que dejan huella, que trascienden y que inician procesos de transformación profunda. Eso es lo que está viviendo Nayarit, un movimiento social que encabeza el doctor Navarro, a quien felicito y a quien reconozco.

También está la senadora Antares, que es la delegada, no la saludé al principio, que también es una mujer de lucha, una mujer apasionada, como nosotros, y que proviene de un estado que ahí sigue; es un sufrimiento de Guanajuato, es terrible. Por eso, la lucha que luego trasladamos a estos lugares, tenemos que hacer consciencia de ellos.

Yo quiero agradecerles la presencia. Vino a eso, a presentar mi libro; más tarde tendremos otra reunión, pero quiero decirles que me siento muy honrado de estar con ustedes, de estar con el doctor, de estar con su esposa Beatriz y de estar con todos ustedes.

Muchas gracias y buenos días.