Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica de las palabras del senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, al recibir al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, previo a la Sesión Solemne en el Pleno de esta Soberanía

Su excelencia, señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce.

Estimados amigos. Señor Canciller, bienvenido de nueva cuenta, señor Secretario.

Don Rogelio Mayta, ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia.

Erwin Freddy Mamani, viceministro de Relaciones Exteriores.

Estimados senadores y senadoras.

Senadora Beatriz Paredes, senador Héctor Vasconcelos, presidenta de la Comisión América del Sur y Héctor Vasconcelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Señora esposa de nuestro Presidente, bienvenida señora.

Quisiera expresarle a nuestro invitado, nuestra bienvenida al Senado de la República. Es un gusto y una alta distinción recibir en este recinto Parlamentario, al Presidente Luis Arce, y a la comitiva que lo acompaña.

Gracias por aceptar la invitación a esta Casa del Federalismo mexicano, que es el Senado de la República, en el marco de la invitación que le formuló el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con motivo de las diversas conmemoraciones que tendremos en México a lo largo de este año, incluido el Bicentenario de nuestra Independencia.

Nos honra su presencia y nos anima también para intercambiar puntos de vista sobre diversos temas de la Agenda Binacional entre México y Bolivia; así como de la agenda de cada uno de nuestros países.

Como usted sabe, el Senado mexicano se encuentra compuesto por diferentes fuerzas políticas que enriquecen el trabajo Parlamentario de nuestra Asamblea y la vida democrática del país.

Esta Cámara Legislativa tiene una función constitucional muy importante, como es el análisis de la política exterior, así como la facultad de aprobar o no los tratados y convenciones internacionales y diplomáticas que el Presidente de la República suscribe.

En este sentido, Presidente Arce, el Senado mexicano o al Senado mexicano le atañe entonces, también por mandato constitucional, todo lo relativo a la política exterior de nuestro país, a esa relación con otras naciones.

Así, México mantiene relaciones diplomáticas con todos los países y con todos los gobiernos del mundo, porque nuestra política exterior es de principios, de valores y de instituciones; así lo demostró la gran tradición que tiene México en materia de apoyo y de prestación humanitaria, así como la protección a perseguidos políticos del mundo.

Desde Giuseppe Garibaldi, José Martí, hasta Rigoberta Menchú o Gabriel García Márquez, Hortencia Bussi, viuda de Allende; y recientemente el presidente Evo Morales y muchos de sus acompañantes.

El asilo diplomático es una institución muy importante en la historia de nuestro país. Es una tradición a la que nunca vamos a renunciar.

Si bien el asilo político es trascendente para nuestra nación, también lo son nuestros principios constitucionales de política exterior, entre los que destaca la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de las controversias y la no intervención en asuntos internos de cualquier Estado.

Por ello, Presidente Arce, el Gobierno de México manifestó el 12 de noviembre del 2019 ante la Organización de Estados Americanos, su seria preocupación ante el quebrantamiento del orden constitucional en Bolivia, donde sucedió un golpe de Estado y expresó su confianza en la soberanía del pueblo boliviano para constituir un gobierno que fuera acorde con su marco constitucional.

Así recientemente y, debido a un comunicado emitido por la Secretaría de la OEA el 17 de marzo del 2021, en donde se pone la duda de la independencia de la justicia boliviana, entre otras cuestiones, el Gobierno mexicano solicitó a ese organismo regional que se condujera de acuerdo con sus facultades, fomentando el diálogo, el consenso y la solución pacífica de las controversias en el Hemisferio. Asimismo, pidió evitar posicionamientos que busquen tener injerencia de los asuntos internos de la República hermana.

En ese sentido, el Senado mexicano hace votos para que las instituciones internacionales globales y regionales se fortalezcan y se conduzcan siempre bajo sus principios fundadores, los fines establecidos en sus documentos constitutivos y los tratados y convenciones internacionales vigentes.

Estamos convencidos de que, en un orden mundial, regido por principios, por valores, por el derecho internacional y por las instituciones multilaterales, es la mejor manera de promover el equilibrio en las relaciones internacionales, así como de preservar y de fortalecer la paz, la soberanía, la independencia y la democracia a nivel internacional y nacional.

Es por ello que el Gobierno electo democráticamente, que lo llevó a usted a la Presidencia, fue resultado de un proceso democrático que le otorgó 55.1 por ciento de la votación total nacional, y por eso la gran legitimidad que usted tiene.

Como usted bien sabe, México obtuvo un porcentaje similar durante la elección presidencial del 2018, al obtener, el candidato López Obrador, en aquel tiempo, más del 50 por ciento del total de los votos, eso, sin olvidar que surge con una gran legitimidad después de una larga travesía y de una larga lucha política del ahora Presidente de la República.

Señalo todo esto porque un porcentaje de esta magnitud no es sencillo de alcanzar en la actualidad, particularmente si tomamos en cuenta que existe un contexto marcado desde hace ya algún tiempo, por una crisis de representación y de participación política en diversas latitudes del mundo.

Ello desafortunadamente ha resultado en movimientos racistas, clasistas, xenófobos, extremistas o de otra índole. Sin duda, el impulso democrático electoral es el único que brinda legitimidad y desarrollo de los pueblos.

Quisiera, ciudadano Presidente, de nueva cuenta darle la bienvenida a esta Casa del Federalismo mexicano.

Enseguida vamos a escucharlo en el Pleno, en su discurso, frente a todas las fuerzas políticas representadas aquí y representada la pluralidad de la República.