Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Refrenda Eduardo Ramírez Aguilar compromiso para combatir violencia contra mujeres

  • Entendemos su lucha y su coraje por la desigualdad, la falta de justicia y la carencia de oportunidades, afirmó.
  • El senador respaldó el trabajo y la lucha que, a lo largo de la historia y hasta nuestros días, han realizado las mujeres por la igualdad de derechos.

Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Cámara Alta, refrendó el compromiso del Senado de la República para combatir la violencia en contra de las mujeres y alcanzar la igualdad de oportunidades en todos los ámbitos.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el senador destacó que se entiende la lucha y el coraje de muchas mujeres por la violencia de que son víctimas, por las desigualdades, por las faltas de oportunidades y por la falta de justicia; por lo que hoy no hay nada que celebrar, dijo.

En este sentido respaldó el trabajo y la lucha que, a lo largo de la historia y hasta nuestros días, han realizado las mujeres.

“Tengo un compromiso con las mujeres, para erradicar la violencia física y política de la que son objeto en los municipios, las colonias, los barrios, en los ejidos, en los fraccionamientos y en la vida cotidiana”, explicó.

Eduardo Ramírez convocó a las familias mexicanas a educar desde casa, particularmente a los varones, para que desde niños aprendan a respetar a la madre, hermanas, compañeras de escuela o de trabajo.

También afirmó que “en la Cámara de Senadores reconocemos el coraje que las acompaña por no avanzar como todos quisiéramos”.

En entrevista, el senador agregó que en el tema legal se ha avanzado a favor de las mujeres, “pero no tenemos nada que celebrar en México”.

Mientras las reformas aprobadas no se reflejen en las calles y en los Ministerios Públicos, no se cuente con la sensibilidad necesaria para atender los delitos contra las mujeres, los feminicidios, las lesiones que ponen en peligro su vida o la violencia psicológica, continuarán sus protestas e indignación, concluyó.