Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica del posicionamiento de la senadora Gloria Sánchez Hernández a favor del proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica

Muchas gracias.

Hablaré a favor del dictamen.

En el marco de la política neoliberal se fue imponiendo un proceso de privatización para debilitar y transferir empresas públicas a particulares y despojar a los mexicanos de la riqueza petrolera y de la industria eléctrica nacional.

La iniciativa que hoy nos ocupa, se propone fortalecer a la empresa productiva del Estado, CFE, para beneficio del interés nacional, cuyo carácter estratégico en la confiabilidad del sistema eléctrico es indispensable para sostener el compromiso de largo plazo con el pueblo de México, consistente en no incrementar las tarifas de electricidad, así como garantizar la seguridad energética como pieza estratégica del concepto superior de la seguridad nacional, preservar la Soberanía de México que sí nos interesa a los mexicanos. No es un tema secundario ni mucho menos deleznable.

Esta iniciativa sí viene de la consulta a los expertos. Los expertos han opinado y conocen, tan conocen la CFE, que han propuesto las modificaciones que vienen en la iniciativa preferente. Es necesario que quede bien claro, porque algunos opositores a la reforma, que están a favor de los intereses de empresas extranjeras, han acusado que dicha reforma perjudica a las energías limpias, y se trata de una aseveración falsa.

El gobierno de México ha mantenido su compromiso plasmado en acuerdos y convenciones internacionales de combatir al cambio climático. Desde 1992 México se incorporó a la Convención marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático cuyo objetivo es lograr la estabilización de la concentración de gases de efecto invernadero. A partir de 1994 dicha Convención promueve conferencias anuales de las partes que la conforman. A todas ellas ha asistido nuestro país y se ha comprometido a cumplir los acuerdos vigentes.

En ese marco, la presente administración ha publicado, a la fecha, tres documentos oficiales en los que fija su posición en relación con su política energética y sus compromisos de mediano y largo plazo; a saber:

La Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.

El Programa Sectorial de Energía PROSENER 2020-2024 y,

El Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional PRODESEN 2020-2034.

México va en ruta de cumplimiento de los compromisos del Acuerdo de París y no hay en la iniciativa presidencial elementos que modifiquen dicha ruta.

Quiero también agregar algo en relación con ese falso aserto de que las energías limpias son más baratas, porque su operación está subsidiada por todos los mexicanos y tampoco se les va a eliminar las energías limpias.

Para terminar con la simulación del mercado, el despacho debe llevarse a cabo con base en el criterio de costos unitarios totales. El precio de venta final debe considerar todos los costos asociados del producto, no sólo los variables. Costos variables más costos fijos da igual costo total. Costos variables son aquellos que se mueven con la producción.

Quienes fomentaron la privatización de la industria eléctrica identificaron a los combustibles como el principal costo variable. Por ellos las renovables eólicas y solar por tal definición no tienen costos variables. Costos fijos son aquellos que independientemente del nivel de producción se erogan: entre ellos están los costos de inversión en plantas, instalaciones, maquinaria y equipo. Las plantas eólicas y solares, a pesar de que teóricamente no tienen costos variables, sí tienen costos fijos, y no incluirlos constituye una absoluta simulación y una alteración a la naturaleza del mercado eléctrico, además de prácticas ilegales como el dumping, el cual es una práctica monopólica relativa de acuerdo con el artículo 56 de la Ley Federal de Competencia Económica.

Una central eólica tienes costos unitarios variables bajos, 84 pesos por megawatt hora; sin embargo sus costos unitarios fijos son muy altos, 1865 pesos por megawatt hora. Por lo que no tomarlos en cuenta es crear una falsa idea de que la generación eléctrica mediante esta tecnología es barata. Por otro lado una central de ciclo combinado tiene costos unitarios variables mayores, 481 pesos, sin embargo su costo unitario fijo es más de tres veces menor al de una central eólica, 570. Por lo tanto, esta tecnología es más barata en su totalidad, además de no ser intermitente y brindar una fuente confiable de respaldo. Por ejemplo, la Central Eólica La Venta 3, propiedad de Iberdrola, produce energía y se la vende a la CFE a un precio de 2.73 pesos por kilowatt hora. La CFE lleva esta energía desde la Central Eólica a toda la región oaxaqueña por un costo de 1.28 pesos por kilowatt hora. El costo total de la energía puesta en un hogar oaxaqueño es de 4 pesos 1 centavo. La tarifa a la que suministro básico vende la energía en la zona de Oaxaca es de 2.33 pesos. Es decir, la CFE sólo recupera el 60 por ciento del costo total de la energía. De esta manera la CFE y/o la Secretaría de Hacienda deben compensar la pérdida subsidiando de manera indirecta a Iberdrola y garantizando su rentabilidad.

Yo no me quiero extender más en detalle técnicos, pero sí quiero decir que, lo que aquí asentó el senador que me antecedió, de la corrupción que pueda llegar a existir todavía, tiene que combatirse, como tiene que combatirse en todos los renglones donde persista.

Me sorprendo de que se diga que cuando estaba en la izquierda votó en contra de la reforma energética y ahora va a votar en contra porque ya está en la derecha.

Muchas gracias.