Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica de la intervención del senador Gilberto Herrera Ruiz sobre el dictamen que reforma la Ley General de Educación Superior

Muchas gracias y muy buenos días

Quiero felicitar igualmente a mi amigo, el senador Rubén Rocha, por este gran paso que se está dando en el sentido que antes la educación superior privada se veía como un privilegio, no era obligatoria, no era gratuita. Y por lo tanto, se veía como simplemente un privilegio para unos cuantos.

Con este paso que estamos dando, estamos logrando que muchos niños pueden aspirar a ello. Actualmente, solamente ocho niños de cada 100 que ingresan al primaria logran acabar sus estudios universitarios. Sí, niños como éstos a los cuales les negábamos ese sueño. Éstas, son las escuelas nuestras, actuales, en estados que consideramos ricos, como el quinto mejor o sexto mejor en la economía nacional, pero cada realidad el gran abandono que se hizo de la educación de este país, al descentralizarla los gobernadores en lugar de verla como una gran inversión, la vieron como un gran gasto. Y actualmente se está cambiando: más de 100 mil escuelas como éstas están pasando gracias al programa La Escuela es Nuestra a dignificarle sus espacios y a poderle darle a estos niños el sueño de ser profesionista.

Cuando les preguntas a estos niños qué quieren ser, dicen que quiero ser médico, quiero ser arquitecto. Y la realidad, uno conociendo lo que hay actualmente, se lo estaríamos hipotecando. Pero senador, yo lo veo incluso que nos tardamos, porque hay generaciones que están avanzando y todavía no tienen esa la realidad que hoy vamos a aprobar, para que la educación sea gratuita, la educación universitaria; hay universidades públicas, que son autónomas, que ya está cobrando como las privadas. Yo me he encontrado padres de familia que han empezado hacer cuenta. Me encontré con una señora muy contenta, que su hijo entró a la universidad. Ella se iba a vender tortas y ya sabía cuántas tortas tenía que vender para poderle pagar a su hijo los mil pesos que costaba la colegiatura. Si supiera ella que en otros estados esa misma carrera y esa misma universidad costaba hasta 20 mil pesos, yo creo que ya ni con varias tortas ni varios puestos iba a poder hacerlo. Ese es el paso importante. Sin embargo, senador, no es suficiente, todavía tenemos una gran deuda por hacer, porque por ejemplo la UNAM es gratuita, pero estudiar cuesta; cuesta el tener acceso a un cuarto, si se es gente de fuera, cuestan los libros; conozco muchos estudiantes que tienen que decidir entre comer o sacar fotocopias para su clase que pueda tener en la tarde o al día siguiente. Esa es la realidad que estamos viviendo y que debemos de cambiar.

Aquí tenemos también a Homero. Homero desea seguir estudiando y ese va ser un gran problema que tenemos que remediar de forma inmediata, en ese sentido. Y la última que quisiera compartirle a ustedes: don Jesús tiene su nieto, tiene su nieto y quiere que sea profesionista. Él es un agricultor de las zonas rurales; tendrá que ahorrar para pagar la renta, tendrá que ahorrar para pagarle el autobús, y yo no sé cuántas toneladas de maíz tendrá que vender, sí, cuando todos sabemos que en una tierra de temporal no se producen más que dos toneladas de maíz, las cuales se pueden vender a 5 mil 600 pesos, y si tiene el acceso a apoyo para producción para el Bienestar y con 10 mil pesos anuales y con una hectárea nunca va a poder llegar a eso. Por lo tanto tenemos una deuda, tenemos que garantizar no sólo la gratuidad del acceso a la universidad, sino también el que puedan contar con becas y puedan contar con el derecho a soñar que pueden ser profesionistas.

Sn embargo, es un gran adelanto el que tenemos y del cual tenemos que seguir trabajando. Por eso, hoy yo voy a votar a favor de esta Ley General de Educación Superior para que la universidad sea un sueño que todo mexicano pueda cumplir.

Muchas gracias.