Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica del senador Gerardo Novelo sobre el decreto por el que se expide la Ley Federal para la Regulación del Cannabis

Con su permiso presidenta.

Buenas tardes, pueblo de México.

Compañeras senadoras, compañeros senadores. Mi reconocimiento en especial a los senadores Julio Menchaca, Miguel Ángel Navarro y la senadora Ana Lilia Rivera por el esfuerzo vertido en este dictamen.

Ahora sí, como dice el dicho: tarde, pero sin sueño.

Sin duda hoy es un día histórico en nuestro país, pues el tema que se discute es, por decir lo menos, controvertido y espero que hoy mis amigos conservadores puedan romper algunos estigmas y prejuicios con respecto a otros temas.

Hablar de cannabis en México es sin duda hablar de una historia llena de contrastes, no obstante el dictamen que aprobaremos el día de hoy en esta soberanía me llena de expectativas, pues por primera vez podremos concentrarnos en los aspectos positivos de un mercado de consumo que durante muchísimos años abordamos de la peor manera.

Me da gusto que por fin salgamos del sinsentido prohibicionista que nos ha costado tantas víctimas, para que atendamos éste como lo es, un problema de salud pública que debe ser regulado. Tenemos que ponerle reglas a este mercado que sabemos que existe y que si se hace de la forma apropiada puede significar una ventana de oportunidades.

Me parece que aún existen grandes retos en algunos de los aspectos más relevantes en materia del uso recreativo de esta planta. En lo personal estoy convencido de que la edad mínima para su consumo debiera de ser 25 años y que debemos de ser precavidos ante posibles consecuencias negativas que deriven del consumo inadecuado. Por lo anterior, es imperativo que el Ejecutivo Federal cuente con un fondo de prevención, el cual se extraiga directamente de la recaudación fiscal aparejada a esta industria.

Por otro lado, los retos para el Ejecutivo Federal y los gobiernos subnacionales radicarán en establecer lineamientos a principio y principios que generen un modelo efectivo de desarrollo sustentable, lo que implica forzosamente la inclusión de cooperativas y otras formas de economía social y comunitaria en el universo de la industria del cannabis, para evitar que se convierta en un oligopolio al servicio de las grandes trasnacionales.

En ese orden, derivada del fracaso de las políticas prohibicionistas y sancionatorias abrió pasó a un crecimiento de violencia y mercados negros, la tendencia es la regulación y sobre esa base presente una iniciativa considerada en este dictamen qué parte de cuatro premisas: salud, seguridad, economía y paz.

Hoy las y los senadores que integran esta cámara sabemos que el trabajo no es sencillo, pero estoy seguro que ninguno de mis compañeros legisladores desea que nuestro país le siga yendo mal, que sigan aumentando los casos de violencia relacionados con la prohibición y, por ello, seremos el ejemplo de la legislatura que logró abordar el tema de frente, con valentía y dispuestos a implementar las acciones legislativas necesarias para incentivar una economía incluyente, mejores condiciones de investigación y salud general, así como el consumo responsable y vigilado.

Necesitamos un México de paz, necesitamos un México productivo y socialmente responsable.

Mi voto va a ser a favor.

Es cuánto presidenta.