Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica de la participación del senador Alejandro Armenta sobre la regulación del litio en México

Gracias, señor presidente.

Buenas tardes, compañeras, compañeros, a los medios de comunicación, al Canal del Congreso.

Me dirijo a ustedes de manera respetuosa como integrante del Grupo Parlamentario de Morena para llamar la atención sobre un tema de la mayor importancia, que involucra el futuro de nuestro país y de la economía de México.

Sin duda, el Gobierno de la República está haciendo un gran esfuerzo para recuperar la soberanía energética, las seis refinerías que se modernizan no solo producirán gasolina y evitarán la importación de más de 500 mil millones de pesos de gasolina que nos llena de vergüenza por ser el decimo país productor de petróleo, y el primer país del continente que compra gasolina, es vergonzoso, sin duda, teniendo este lugar que tengamos que importar gasolina.

El futuro energético del país significa consolidar el sistema energético fósil para lograr transitar a las energías limpias, y para ello, es necesario abordar el tema del litio. México, además hay que decirlo, se encuentra rebasado por las nuevas tecnologías y elementos químicos más accesibles.

El litio, llamado ahora el oro blanco por su uso en aparatos digitales, principalmente en las baterías, también usadas en coches de nueva generación, incluso en la medicina y otras aplicaciones; el litio, el litio debe de ser propiedad de la nación.

El artículo 27 constitucional tiene que incluir al litio como un instrumento estratégico para el desarrollo, lo que fue el petróleo en los últimos 100 años, lo será el litio en los próximos 100 años, para esta y las futuras generaciones. Sin embargo, el artículo 27 constitucional permite las concesiones de todos los minerales y recursos naturales que se encuentran en la República Mexicana, por lo que, al nacionalizar el litio, los efectos jurídicos serían valiosos para nuestro país.

En el caso de la nacionalización, el estado mexicano tendría el control total de litio y no se podrían otorgar concesiones, sólo contratos, qué es el propósito como sucede con el petróleo y esos contratos claro que se pueden dar a compañías nacionales y a compañías extranjeras. No estamos en contra de la inversión extranjera, que quede claro, estamos en contra del saqueo de nuestro país; es decir, si logramos la nacionalización del litio, se lograría que este metal sea propiedad exclusiva de la nación.

En los próximos 100 años estaremos hablando del agua como el recurso natural más importante del planeta y estaremos hablando del litio. Debemos de nacionalizar el litio compañeras y compañeros senadores, está en nuestras manos.

Qué vamos a lograr al establecer en el artículo 4° de la Ley Minera, implicaría una modificación al párrafo para que, así como el barito, el arsénico, el boro, el cadmio, el cobalto, el cobre, el cromo, se puedan utilizar para la explotación adecuada de este recurso.

En México, debo decirles, existe el mayor yacimiento a nivel mundial de este metal. Hay muchos inversionistas extranjeros interesados en instalarse con concesiones que hoy la Ley Minera permite, pero se están llevando el litio cómo se llevan el oro y la plata, es increíble, es vergonzoso que entre el 2001 y el 2017 las mineras extrajeron de México una cantidad equivalente al doble del oro y la mitad de la plata que durante la colonia se llevaron durante 300 años los españoles, hoy lo estamos permitiendo; por eso la nacionalización de litio es fundamental, Sonora cuenta con el yacimiento más grande del mundo, los apetitos imperiales de China, de Canadá y los ingleses tienen hoy el litio, lamento y lo digo con respeto y asumo la responsabilidad como senador de Morena y no involucró en esta crítica a mis compañeros del Grupo Parlamentario de Morena, los deslindo, lamento las declaraciones de la secretaria de Economía del Gobierno Federal que dice que no es rentable la producción, la investigación, el desarrollo de los yacimientos de litio en México por considerar que se encuentran estos en arcilla. Si así hubiera pensado Lázaro Cárdenas cuando descubrieron los yacimientos de petróleo desde tiempos atrás, no tuviéramos la industria petrolera que hoy tenemos, y si así pensara hoy la secretaria de energía, mi amiga Rocío Nahle, no habría propuesto la reconstrucción y modernización de las seis refinerías qué tanta falta le hacen al país. Es ineludible y si no tenemos la tecnología para extraer el litio en México hay que desarrollarla como lo hicieron los ingenieros, los científicos, la comunidad científica mexicana para volvernos una potencia energética fósil.

Por eso es que la nacionalización del litio es fundamental, este metal, el más ligero de la tierra existe en los componentes de todos los teléfonos móviles; cada teléfono tiene litio, nosotros se lo estamos regalando a los chinos, a los ingleses y a los canadienses.

-Interrupción-

La presente iniciativa tiene como propósito que el efecto jurídico sea similar al petróleo. Esta iniciativa permitiría que la nación sea dueña de los medios de producción, explotación, extracción, comercialización, distribución, almacenamiento, y se darían concesiones, sí, a privados, extranjeros y nacionales, pero preservando el bien público.

Lo que hoy vale el litio en México es 4.5 veces el valor de la deuda externa soberana de 11 billones de pesos. Ahí está una respuesta para darle solución al desastre económico que tenemos en nuestro país.

Exhorto a la secretaria de Economía del Gobierno de la República de manera respetuosa, a que tenga visión de país, a que tenga visión de futuro, y a que tome las medidas que correspondan para presentarle al presidente de la República una visión constructiva progresista de lo que puede representar el litio para nuestro país. Por eso esta iniciativa busca la nacionalización de litio.

Las y los mexicanos patriotas tenemos la obligación de que esta legislatura nacionalice es litio para las futuras generaciones.

Muchas gracias, es mi comentario.