Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica de la participación del senador Miguel Ángel Navarro en la comparecencia del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, y del titular de la Cofepris

Una cosa es venir de la oposición, y otra venir de la frustración. Las situaciones deben de construir, dentro de la democracia, propuestas.

Tu servidor estuvo dentro de otro partido político como militante; sin embargo, desde que me separé, tengo un respeto por todos los partidos políticos y también por el partido en el cual milité. Y esta situación me lleva a reconocer que hay un libro extraordinario que se llama El odio de los conversos y creo que hoy en día tendremos que ser leales a la República y leales a la democracia. Alguna vez el doctor Kumate, cuando le hacía alguna reflexión; el doctor Kumate no era un hombre inteligente, era un hombre sabio. Y a veces hacen falta canas y arrugas para venir a un debate a un escenario que exige madurez en la República, no venir a divertirse con insultos; venir a discutir con propuestas. Y tampoco, tampoco en este tránsito, creo que se deba dar la oportunidad a la diatriba.

Cuando el pueblo de México decide en las votaciones, y no es a través del demérito como se pueden construir nuevas acciones. El doctor Kumate me decía a una aseveración que le hacía de que la salud era lo más importante, y me dice explicándome: No, Miguel Ángel, lo más importante es la educación. Y cuando vinculamos la educación como un propósito de prevención, a través de una cultura sanitaria, es cuando se obtienen grandes resultados.

Qué es el México de hoy. Pozos por donde quiera, drenajes rotos por donde quiera, ausencia de plantas de tratamiento, ausencias de lámparas, ausencias y ausencias y ausencias. La pandemia del coronavirus es lamentable, pero también en México y en el mundo hubo una pandemia de abuso de poder, una pandemia de miseria, una pandemia de abandono, una pandemia de buscar a través de políticas de mercado, no construir nuevas conciencias. Yo no he escuchado, y ya es varia mi experiencia parlamentaria, de un grupo político en el poder, no defienda a su gobierno. Lo escuché en el PRI, lo escuché en el PAN y lo he escuchado en todos los partidos políticos.

Y hoy vengo a ratificar: nosotros estamos con López Obrador. Nosotros estamos en este gobierno que no emana, con todo respeto, de un partido sino de un gran movimiento social. Y lo decía hoy el Presidente, porque yo sí aprendo de las mañaneras, aprendo actitudes, reflexiones, qué partido político tiene 31 millones de militantes, 31 millones de inconformes porque no encontrábamos los resultados. Y a veces dicen por qué se agotan los fideicomisos. Yo debo decirles que mi estado, Nayarit, no tiene el gobernador un 5 para pagar la quincena del día 15, no tiene un 5 y se pagó a proveedores, de manera equivocada, lo que iba para el SAT, al Seguro Social, al Infonavit o al ISSSTE, porque hubo un desorden en la República. Y yo prefiero que tome de los fideicomisos a que pida más dinero prestado. Ya no es posible endeudar más al país.

A veces se lleva a próceres coronas y laudos pero los próceres no necesitan coronas hilados, necesitan que se apliquen las grandes reflexiones que hicieron. Alguna vez, Luis Donaldo Colosio decía: el México de hoy no nos lo heredaron nuestros padres, nos lo prestaron nuestros hijos. Y no podemos dejar un México cada vez más de desastre. No podemos dejar un México cada vez más destruido. Tendremos que reflexionar.

Yo lamento los miles de muertos que ha habido en México, lo lamento enormemente, pero yo como médico vi muchas situaciones en los hospitales, porque no fui un médico de escritorio: operé mucho, traté mucho, y desafortunadamente ante la insuficiencia de las instituciones algunas gentes perdieron la vida, pero también los compromisos de la Unicef se hicieron en materia de vacunación, porque México entonces tenía un 60 por ciento de cobertura de vacunación. Y hubo miles de muertes de sarampión, porque no se vacunaba. Hubo muertes de diarreas, porque no se hidrataba a los niños. Qué me cuentas a mí, soy un viejo de la danza en salud. No vengo a presumir con el discurso. Vengo a luchar por las causas al lado de López Obrador, al lado de usted y al lado del doctor Novelo.

Vamos. Dejo la palabra porque no quiero abusar, como presidente de la Comisión de Salud. Pero hay debates y hay que enfrentarlos.

No somos cobardes.

Somos personas de honor y de dignidad. Y con honor y dignidad habremos de cumplirle al pueblo de México.

Muchas gracias