Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica de la participación del senador Américo Villarreal Anaya en la comparecencia del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, y del titular de la Cofepris

Muy buenos días.

Estimadores senadores, senadoras.

Presidente de la Comisión de Salud.

Funcionarios públicos, doctor Hugo López Gatell, doctor José Alonso Novelo Baeza.

Un gusto estar aquí con ustedes.

Después de escucharlos con atención y siendo, que mis compañeros saben, médico y haber estado participando en esta pandemia, no sólo desde el punto de vista del conocimiento de los avances científicos sino también estar acudiendo a las unidades hospitalarias en mi entidad y sumándome a la participación y los cuidados que se deben de poner en los pacientes y en el personal de salud en las unidades hospitalarias de la cual también me sumé, me da mucho gusto escuchar este día a dos funcionarios públicos de la administración en el ámbito de la salud que están cumpliendo con la política de salud del Estado, una política de salud del Estado que está enfocada a una situación humanitaria de bienestar y de búsqueda de mejores oportunidades en las condiciones que estamos viviendo de tener oportunidades de salud y recuperación de la enfermedad de nuestra población.

Con todo respeto considero que criminal es venir a esta tribuna a querer cambiar un hecho biológico con retórica, para cambiarla en un posicionamiento político, y que eso no esté informando correctamente a nuestra población. Eso sí es criminal, cuando no se están manejando las cifras y los contextos técnicos y científicos que nos dicen el gran esfuerzo que está haciendo nuestra Nación y nuestro país para salir delante de esta pandemia. Eso es criminal.

Para decir, en estas circunstancia, en la política de Estado que se ha generado, pues ahora tenemos una política pública y enfocada principalmente a esta situación coyuntural, una política en que en ningún momento, con la experiencia mundial en este padecimiento, se dijo que no nos fuéramos a enfermar. No hay ningún país en el mundo que garantice la no enfermedad por Covid a sus pacientes, a sus ciudadanos. Lo que es una realidad es que hay que buscar cómo les podemos garantizar la atención de la salud cuando tengan lamentablemente esta condición. Y la política pública se enfocó en esta garantía y lo vimos: se cuadruplicó la instalación de número de camas de hospitales. Llegamos a tener alrededor de 15 mil ventiladores, situación que también, con las medidas de salud pública que se establecieron y que son de todos ustedes ampliamente conocidos, porque también somos el único país en el mundo donde la situación técnica y científica nos informa día con día, sin faltar una sola vez, todas la condiciones de propagación y la circunstancia epidemiológica que está teniendo nuestra Nación. No hay otra Nación que informe con esta regularidad a su población de lo que le está aconteciendo en un problema de salud de estas dimensiones.

Supimos todos los esfuerzos que hizo nuestra Nación para traer insumos de diferentes partes del mundo, la capacitación en recursos humanos que estuvimos viendo y estuvimos patentes. Lo que garantizó este sistema de salud y esta política pública, fue que siempre tuviéramos suficiencia de camas de hospitales, atención de terapia intensiva, con capacidad operativa desde el punto de vista de recurso humano en el proceso coyuntural que tenemos y los insumos suficientes. Y eso se cumplió, y los indicadores lo muestran, con las columnas que hemos estado viendo y las gráficas donde nuestro sistema de salud nunca se vio presionado. No hubo un mexicano que se quedara sin cama de hospital o en la oportunidad de entrar a una unidad de terapia intensiva y poder recibir el apoyo de la ventilación mecánica.

Y actualmente, gracias a esas medidas de salud pública que se han establecido, podemos decir que la presión sobre el sistema ya está menor del 30 por ciento. Llevamos nueve, diez semanas con los indicadores de salud y epidemiológicos en que estamos teniendo cada vez mayor suficiencia de estos recursos en nuestro sistema hospitalario.

Aún faltan muchos retos por venir de una situación totalmente inédita, de una circunstancia que el mundo está enfrentando y está comenzando a tener la experiencia y el número de casos y de la vigilancia de las respuestas que tiene el ser humano ante esta presión de este Covid, del SARS CoV2, para saber qué tenemos que hacer. A lo mejor ahorita no tenemos todavía todas las respuestas que quisiéramos y debemos de empezar a hacernos las preguntas correctas, que como sociedad continuemos en nuestro esfuerzo por poder seguir salvando vidas de mexicanos en una política pública que, creo, ha sido la adecuadamente llevada.

Y como pregunta y como compañero científico, me gustaría decir, si esto, en lugar de alguna pandemia, ya debemos de cambiar el nombre y decir que estamos hablando de una sindemia.

Muchas gracias, por su atención.