Grupo Parlamentario MORENA, LXV Legislatura

Versión estenográfica del mensaje del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, sobre la Ley de Amnistía

Quiero informarles:

 

Por acuerdo de la mayoría, hemos decidido impulsar la discusión y, en su caso, la aprobación de la Ley de Amnistía que está pendiente en esta Cámara de Senadores.

 

Si ya su sólo planteamiento era ya un paso histórico en su momento, ahora en el marco de la crisis de salud que sacude al mundo entero, la aprobación de la Ley de Amnistía se vuelve también un acto de humanidad.

 

Se intenta con esta medida descongestionar los centros de rehabilitación, pero ¿de qué se trata esta ley? Se podrán preguntar algunos y de hecho me lo han preguntado en redes, en el twitter y en Facebook, ¿qué delitos están considerados?

 

La Ley de Amnistía, si se aprueba, busca otorgar el perdón u olvido a quienes hayan incurrido en acciones delictivas.

 

¿Quiénes se podrán beneficiarse de esta ley?

 

Se podrán beneficiar aquellas personas que hayan cometido el delito por primera vez, primodelincuentes. Es decir, que no sean reincidentes, aquellos que no hayan sido condenados ni por homicidio ni por secuestro, ni por lesiones graves, ni haber usado armas de fuego, en la comisión de los delitos ni haber usado violencia en la comisión de los mismos.

 

No podrán, que quede muy claro, recibir amnistía quienes estén condenados por feminicidio, violación, trata de personas, robo a casas habitación, huachicoleros, todos los delitos que previene el artículo 19 constitucional.

 

Para facilitar y vigilar el cumplimiento de la Ley se integrará una comisión ejecutiva, la cual revisará cada caso y resolverá aquellos en los que aplique la medida.

 

La Ley de Amnistía podrá beneficiar a la población en riesgo o vulnerable, que incluye a los mayores de 60 años, mujeres embarazadas, hipertensos, diabéticos graves, entre otros.

 

Por cierto, hay precedentes de acciones y legislaciones similares en todo el mundo, no es nuevo para México y muchos países lo están haciendo.

 

En Uganda, por ejemplo, la Comisión Nacional de Servicios Penitenciarios ha entregado informes sobre el estado de salud de las personas recluidas, para que la Fiscalía General libere a 2 mil de ellas que son vulnerables ante la epidemia.

 

En Marruecos, debido al riesgo del Covid-19 y evitar que se propague, en las cárceles el rey indultó a 5 mil personas. En Turquía, el Parlamento discute y ya aprobó un paquete de reformas que liberará a aproximadamente un tercio de la población penitenciaria, algo así como 45 mil personas que serán beneficiadas con este proyecto y con esta ley.

 

También habrá más o menos 90 mil que al final se puedan contabilizar y quienes puedan gozar de este beneficio y de cumplimiento de sentencias en su domicilio, es decir, compurgar la pena domiciliaria.

 

En el Congreso de Chile se aprobó una Ley de Indulto Conmutativo para que unas mil 300 personas en riesgo cumplan condena en sus domicilios, a fin de también descongestionar los centros de reclusión ante esta pandemia.

 

En Irán, incluso, uno de los países que más ha resentido la pandemia, el gobierno anuncia la liberación temporal de 54 mil personas privadas de su libertad y en Indonesia el gobierno aceleró la liberación de 22 mil.

 

Otros países como Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, han anunciado medidas similares.

 

Por eso, con toda buena fe, de manera auténtica, convoco a todos y a todas las legisladoras a la Sesión Ordinaria que hemos decidido celebrar el próximo lunes 20 de abril a las 12 horas.

 

No sólo es un gesto para la salud pública, sino es un gesto de humanidad, es un gesto para preservar los derechos humanos hasta de aquellos que han incurrido en actos antijurídicos. Por eso, ojalá y tengamos solidaridad y fraternidad en este momento.