Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica de la intervención del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, durante la discusión sobre la aprobación del Protocolo Modificatorio al tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y dos acuerdos paralelos, en Sesión Ordinaria.

Presidenta:​
Tenía un documento preparado, le pediré que se plasme íntegro en el Diario de Debates.​
Y, les quiero expresar, porque es importante hacerlo, que recientemente, hace unos minutos conversé con varios compañeros del Grupo Parlamentario de Morena, y estarían dispuestos a que siguiéramos discutiendo, de aquí al 15 de diciembre, los próximos cuatro días, no tenemos objeción, no tenemos prisa y podemos hacerlo si así lo decide la mayoría.​
Por otra parte, déjenme decirles con toda seriedad, con toda seriedad: ​
Estamos asistiendo a un hecho histórico, en donde este Protocolo de enmiendas está por ratificarse o no por este Senado de la República. Este protocolo de enmiendas, cuyo órgano constitucionalmente facultado para su ratificación, es este; ha pasado por largas negociaciones del Ejecutivo, a quien le corresponde la negociación con los otros Ejecutivos de Canadá y Estados Unidos.​
Es importante destacar que estas cinco materias son y fueron ampliamente discutidas por los Ejecutivos: asunto laboral, medioambiente, biomedicinas; el tema fundamental de acero y aluminio, y el tema del financiamiento a través del Banco de América del Norte.​
Miren ustedes qué paradoja: muchos se sorprenden, algunos señalan que es impresionante y revelador, un Gobierno y un Presidente de la República como titular del Ejecutivo Federal, al que lo han estigmatizado y al que le han etiquetado el mote de radical, populista, socialista, comunista; sea quien le esté generando al país certidumbre, estabilidad, seguridad.​
Porque, en efecto, eso es lo que está provocando, promoviendo el Presidente López Obrador. El contenido del Protocolo de enmiendas me parece correcto, no aceptamos la grosera intervención de ningún país como inspectores en empresas de México, lo rechazamos tajantemente.​
Y, en su lugar, logramos o se logró que se establecieran páneles de solución de controversias en igualdad de circunstancias.​
Yo participé, hace 24 años, en el TLC, y uno de los planteamientos centrales era este: los páneles para solución de controversias. Nunca pudimos lograrlo, porque ahora los páneles de controversia son unilaterales, en el caso del atún, del jitomate y de otros productos mexicanos, sólo Estados Unidos decide. Con estos páneles ahora estaremos en igualdad de circunstancias.​
Podemos incluso tratar temas como el transporte, como los vegetales, como el atún, a propuesta de México y en igualdad de circunstancias.​
Yo soy optimista, creo que estamos dando un paso extraordinario. Es más, yo puedo decir que en la mayoría de los coordinadores y de senadores de grupos parlamentarios, observé una actitud positiva, conscientes de lo que representa este instrumento internacional para el desarrollo económico del país. ​
La mayoría legislativa creemos que lo que se hizo y lo que se está haciendo, es una posición correcta. La mayoría legislativa opinamos que la conducción del país está en buenas manos; la mayoría legislativa consideramos que este instrumento generará desarrollo, crecimiento y empleo, y que por eso mostramos optimismo.​
Somos optimistas y mostramos optimismo.​
Le puedo decir a los senadores, porque aquí escuché, cómo la JUCOPO pudiera integrar o instalar un Comité de Seguimiento del Tratado ahora denominado T-MEC y les puedo decir a los proponentes que estamos en disposición de analizarlo y de resolverlo positivamente.​
Sí, el Senado de la República no es Oficialía de Partes. Sí, el Senado de la República hoy juega un papel preponderante. Sí, el Senado de la República ha tenido un acompañamiento mucho más eficaz que en el pasado.​
Por eso, yo les puedo decir: participé en el T-MEC, en el TLC, hace 24 años. No fue como ahora, eso fue una tarde también que se envió y se aprobó.​
El tiempo me parece correcto, hay que prolongarlo para su análisis, no tenemos dificultades, no tenemos problemas. Yo, en lo personal, no tengo a dónde ir. Puedo estar aquí hasta el domingo que establece la ley.​
Tenemos viernes, sábado, domingo y si quieren por la noche, antes de las 12 de la noche pudiéramos aprobarlo. No hay problema, nosotros no tenemos problema ni tenemos prisa ni nos comen las ansias por irnos. Este es nuestro trabajo y es una decisión de todos.​
Porque miren, este instrumento que ahora estamos ratificando es clave para el desarrollo del país, no deberíamos regatearlo, porque debemos confiar en la conducción del Presidente de la República, porque él es el titular del Poder Ejecutivo Federal.​
Tuvimos una dificultad en materia laboral muy fuerte, que, gracias a relaciones de propios senadores con otros organismos internacionales, como Napoleón o el senador Carlos, de la CTM y de los Mineros, lograron construir un proceso de entendimiento, porque lo otro era inadmisible.​
¿Cuál es el problema que ellos plantean, fundamentalmente los demócratas y fundamentalmente el líder Trumka? El que no haya charrismo sindical, el que no haya sindicatos blancos, el que no haya fraude a la ley en la elección de dirigentes y el que no haya fraude en la aprobación de los contratos colectivos y su modificación.​
Ahí se redujo todo el proceso de la exigencia de los sindicatos de Estados Unidos de Norteamérica y aún así México dijo: inadmisible, aunque se trate sólo de supervisar la elección de sindicatos, no lo aceptamos.​
Y fue firme México y deberíamos estar conscientes y apoyar y respaldar esta decisión con la ratificación, que no nos quede duda. Yo estoy dispuesto, como coordinador de la mayoría, de que en la primera sesión de la Junta de Coordinación Política nombremos un Comité de Seguimiento del Acuerdo Comercial, estamos en toda plenitud y disposición.​
No estamos haciendo nada indebido, es parte de un proceso en el que tenemos esperanza. Tampoco es la panacea, porque tenemos que construir los caminos de entendimiento racional, comercial y económico del país.​
Yo comparto el que hay dudas, suspicacias, pero ténganlo por seguro, el Presidente de la República abonará todo su capital en que este instrumento comercial sea exitoso, porque le preocupa el país, porque a pesar de ser un hombre que proviene de movimientos sociales, que proviene de la izquierda, lo saben muy bien, no ha decidido, ni ha ejecutado, ni ha mandado u ordenado, medidas radicales, de expropiaciones, nacionalizaciones, o de ubicarse en los extremos ideológicos de la geometría política, al contrario, el Presidente de la República ha sido mesurado, ha sido prudente.​
Quién iba a pensar que en un gobierno de izquierda el peso se fortaleciera frente a lo que se dijo en la campaña.​
Quién iba a pensar que un Presidente de izquierda tuviera disciplina fiscal.​
Quién iba a pensar que un Presidente de izquierda no se endeudara.​
Quién iba a pensar que un Presidente de izquierda fuera honesto.​
Quién, quién pensaba que un Presidente de izquierda iba a usar como política de estado, la austeridad y la sobriedad republicana.​
Son elementos incuestionables que nos hacen pensar el que Andrés Manuel López Obrador será el Presidente que mejor observe y respete el Estado de Derecho.​
Será para nosotros, para la mayoría legislativa, ¡el mejor Presidente de la República de las últimas décadas del país, se los aseguro, se los aseguro!​
Por eso, démosle la confianza, demos la confianza, tengamos esperanza de que este instrumento que hoy estamos ratificando, o que vamos a votar su ratificación, es un instrumento correcto para el desarrollo del país, para la estabilidad económica, para la certidumbre.​
Por su atención, Presidenta, y todos los legisladores, muchas gracias.​
Aprovecho, aprovecho para, al margen de la discusión, a todos desearles feliz Navidad, a todos y a todas, y que se la pasen muy bien si seguimos. Que sean felices todos, que todos sean felices. Los que puedan hacerlo, háganlo, y los que no, pues no.​