Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Migración sin regateos

El desarrollo histórico no sólo del ser humano, sino de todas las especies, es una prueba de que la migración es un asunto multifactorial, es parte de la evolución biológica de las especies y diversas circunstancias sociales, políticas o económicas.

Baste recordar como ejemplos los acomodos climáticos, la creación de las 13 colonias que darían paso a la fundación de los Estados Unidos o la búsqueda de las Indias que trajo expedicionarios europeos a poblar América.

México tiene una historia a favor de la migración y ésta siempre se ha brindado sin regateos hacia las personas que están de tránsito en nuestro país, o a quienes por alguna situación deciden pedir asilo, por estar en la penosa necesidad de haber dejado la tierra donde nacieron y en la mayoría de las ocasiones por conflictos de carácter social.

La migración es un asunto a debate durante los últimos años y en particular durante los pasados meses a consecuencia de las presiones que ejerce la ultraderecha desde los Estados Unidos de Norteamérica y el gobierno que preside Donald Trump, quien representa a un sector simpatizante del cierre de fronteras y de la creación de países seguros, para evitar la llegada de migrantes y notorio es por razones racistas, homofóbicas, sexistas y otras.

Considero, por razones de formación entre otras, que los migrantes no deben ser tratados sin el menor viso de humanidad, ni ser rechazados por el hecho de ser extranjeros en condiciones de vulnerabilidad en otro país.

Los centroamericanos que cruzan la frontera sur y tienen por destino el vivir el otrora “sueño americano”, deben recibir la ayuda necesaria que brindan tanto las instancias gubernamentales como la que se da a través de la casas para los migrantes, en las cuales da cuenta la sociedad en colectivo sobre la solidaridad que tiene para sus congéneres.

Tomar el discurso de la ultraderecha y perseguir a los migrantes sin brindarles un trato humanitario, no debiera desatar simpatías en la sociedad mexicana.

Nuestra historia como mexicanos ha sido ejemplo internacional de haber recibido de buena voluntad y brindado un trato humanitario a quienes han huido de las guerras en sus países como ocurrió con el éxodo español y chileno.

El Senado tiene la responsabilidad de vigilar la política migratoria del país y desde mi posición en la Cámara Alta estoy en favor de políticas migratorias de trato humanitario y por mejoras en la atención que se brinda a los niños y niñas migrantes en tránsito. En el caso de los menores en tránsito acompañados y no acompañados, baste citar que en el primer cuatrimestre del presente año, con base en las cifras del Instituto Nacional de Migración el ingreso casi se triplicó al pasar a 6 mil 842, mientras que en el mismo periodo del año pasado la cifra fue de 2 mil 596.

La migración debe ser atendida con las premisas de atención, alimentación, saneamiento y buenos cuidados, México debe mantener su trato humanitario y digno para todos aquellos que se vean obligados a desplazarse de sus países de origen. No perdamos de vista las causas de los procesos sociales y con base en ello busquemos soluciones que no nos deshumanicen. Recordemos que no debemos tratar a nadie como no queremos que traten a nuestros hermanos mexicanos en el vecino país del norte.

Opinión por la Senadora Margarita Valdez.