Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Discurso del Senador Higinio Martínez, durante la presentación de su informe de actividades

Amigas y Amigos:

Saludo y agradezco a todas y a todos ustedes  su presencia en Toluca, la capital del Estado de México.

Este informe de actividades que en conjunto estamos haciéndolo la Senadora Martha Guerrero y su servidor, más allá de la obligación legal es un compromiso personal con los mexiquenses.

Así están realizando sus informes en todo el país, las y los Senadores de morena, a los cuales agradezco profundamente su presencia en este acto, máxime que vienen de diferentes entidades del país. 

Fui electo Senador de la Republica el pasado mes de Julio del 2018. Represento con gran orgullo a la entidad más poblada del país. 17 millones de personas habitamos este Estado y los 17, necesitamos que cambie nuestro destino de manera urgente.

 Soy texcocano de nacimiento y por ende mexiquense de corazón. Texcoco, la capital histórica de nuestro Estado, es cuna también de dos inseparables amigos que están conmigo en este presídium; la maestra Delfina Gómez, delegada del gobierno federal   en esta entidad y Horacio Duarte, Subsecretario de Trabajo y compañero de lucha de toda la vida. 

Agradezco la presencia, del líder de morena en el Senado y Presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal Ávila. Gracias líder por acudir a nuestro informe y sabes que cuentas con mi respaldo.

Saludo con mucho agrado la presencia del diputado Mario Delgado, Presidente de la Junta de Coordinación Política de la cámara de diputados y líder de la mayoría. Mi querido Mario, sabes que en el Estado de México te apreciamos y esperamos verte nuevamente por estas tierras. 

Al presidente de la legislatura del Senado, Martí Batres Guadarrama le reconozco su acompañamiento en este evento. Muchas gracias Senador por tu solidaridad. 

También saludo al líder de morena en el Congreso Mexiquense y Presidente de la Junta de Coordinación Política del mismo, entrañable amigo, Maurilio Hernández.

Son muchos, demasiados diría yo, los diputados federales y locales de mí Estado que están aquí presentes y más son los alcaldes que también acudieron a esta invitación. Junto con  Síndicos, Regidores, funcionarios municipales. A todos ustedes muchas gracias. 

Aquí está la fuerza de la nueva mayoría del Estado de México.

En particular agradezco la presencia de Francisco García Burgos, representante para este evento, del presidente municipal de Toluca, un gran amigo, Juan Rodolfo Sánchez Gómez. Un saludo al presidente.  

Hablando de presidentes municipales, saludo a Fernando Vilchis, de Ecatepec. Gabriela Gamboa de Metepec. Mariela Gutiérrez, de Tecámac. Ruth Olvera, de Atizapán de Zaragoza. Raciel Pérez, de Tlalnepantla.. Francisco Tenorio, de Valle de Chalco. Miguel Gutiérrez, de Chalco. Anthony Domínguez, de Tejupilco. De Nancy Gómez, de Chicoloapan. Y de Elena García, de Tultitlan. A Juan Hugo de la Rosa, presidente de Nezahualcóyotl, gracias presidente por aceptar la invitación. 

En especial, ustedes me entenderán, a la presidenta municipal de Texcoco, joven la mujer, pero ya con muchos años de trabajo en equipo. Gracias Sandra Luz Falcón. 

Son muchos presidentes y diputados los que me faltan de mencionar. Discúlpenme, tratare de referirme a ustedes en el transcurso de este evento. 

A los académicos, empresarios, dirigentes empresariales, dirigentes sindicales, líderes sociales, directivos de medios de comunicación y ciudadanos en general, les agradezco su presencia en este  informe. 

Señoras y Señores:

Del quehacer legislativo, realizado en este año de actividades,  en buena medida mi compañera Senadora Martha Guerrero lo ha relatado. En general, hemos cumplido con la agenda legislativa del Presidente de la República. A eso nos hemos dedicado fundamentalmente. Pero no solo a eso, otras tareas producto de iniciativas distintas al ejecutivo también se han atendido.

Permítanme, por obvio del tiempo, no repetir todas las reformas, adiciones y modificaciones que en materia constitucional y legal ya mencionó la Senadora Martha Guerrero. Solo quiero puntualizar algunas de las que hemos aprobado. 

La austeridad que se ha impulsado en el Senado, demuestra claramente que se puede cumplir con la responsabilidad que nos dio el mandato popular; es decir, hacer más con menos recursos económicos. 

Hemos demostrado que el trabajo con austeridad, no es un obstáculo para desempeñarlo con ánimo, pasión y convicción. Por cierto, y lo digo con humildad,  es lo mismo que he hecho cuando me ha tocado la responsabilidad de gobernar a los texcocanos. 

Disminución del salario, eliminación de compensaciones y bonos. Desaparición de los seguros de gastos médicos y de retiro, así como otras medidas que asumimos todas y todos los senadores, nos han permitido aportar nuestro grano de arena para dejar de ser un gobierno rico. Se acabó el turismo parlamentario. Solo se acude a los encuentros en los que el senado realmente tiene obligación legal.

Es un fraude, viajar a costa del erario público solo para mitigar las inquietudes de los legisladores.   

Con esta política de austeridad, iniciamos nuestros trabajos en el Senado de la República. En el último periodo extraordinario, realizado hace algunos días, aprobamos la Ley de Austeridad Republicana que obligará a todo el aparato gubernamental del país, a que deje de ser opcional la austeridad.

Es decir, antes de este precepto legal, el Senado ya se había aplicado en este tema que ética y moralmente es indispensable. 

Un ejemplo que nos habla de que estamos buscando hacer justicia a los desprotegidos, son las modificaciones legales que dan beneficio a las y los trabajadores del hogar. Uno de los sectores más amplios y más olvidados se ha atendido, al modificar la ley federal del trabajo y la ley del seguro social para brindarles certeza laboral, seguridad social, y beneficios que hasta la fecha habían sido olvidados.

Soy presidente de la Comisión de comunicaciones y transportes del senado. No ha sido fácil el trabajo. Pero hacemos el mejor esfuerzo en una política de coordinación con el ejecutivo. 

Así  mismo he tenido comunicación con diferentes empresarios del ramo y estamos trabajando con ellos con el objetivo de escuchar sus puntos de vista sobre el marco legal que les atañe. Lo hacemos también con otros sectores de la población. 

Creo en el Gobierno del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador el cual cuenta con mi respaldo absoluto. 

23 años de trabajar ininterrumpidamente con él. De luchar juntos para que llegará un Gobierno que recuperará la esperanza perdida de los mexicanos. 23 años de convivir con él y de estar en las buenas y en las malas y en las pésimas, me obligan a apoyarlo sin titubeos, como lo hice durante todo ese largo tiempo. 

Ese mismo tiempo me da el derecho, me lo he ganado, de disentir respetuosa y fraternalmente si es absolutamente necesario.

Apoyo a Andrés Manuel López Obrador porque creo en la austeridad republicana. Lo apoyo, porque creo que trabajando con honestidad y honradez se puede sacar adelante la responsabilidad pública que nos va tocando en la vida.

Creo en su Gobierno, porque su política de apoyo a los más pobres, a los más necesitados es un acto de justicia que impactará en el desarrollo económico de las familias y del país.

¿Cómo no respaldar qué recursos económicos se destinen para que los jóvenes estudiantes puedan continuar o terminar sus estudios? 

¿Cómo no respaldar que haya recursos económicos para los jóvenes desempleados, si es un acto de elemental justicia que el Estado tenía pendiente? 

¿Cómo no respaldar que se apliquen recursos económicos para la gente de la tercera edad y los discapacitados si así pueden dejar de ser, los olvidados del país?

¿Cómo no respaldar una política económica que permita el crecimiento y el desarrollo, si esta se basa en el respeto y el  impulso a los empresarios, de todos los niveles, para que dentro de la legalidad, emprendan con certeza sus negocios con los cuales nos beneficiamos todos? 

Es cierto, lo mencionaba anteriormente, que el tiempo que trabajamos juntos en la oposición, mi formación, mis principios y mi amistad con AMLO me han obligado, en dos momentos, a expresar públicamente mi opinión contraria a decisiones del Ejecutivo federal. Las recuerdo hoy, porque no fueron producto del capricho o de una inexperiencia política. 

No estoy arrepentido ni avergonzado, ni ando por los rincones ocultando idea alguna. Al contrario, las mías casi todo mundo las conoce. Siempre he estado absolutamente identificado con la suerte de Andrés Manuel López Obrador y asumo las cosas que no se hacen bien y las cosas que se podrían hacer mejor.

Estas palabras las recuerdo del historiador cubano Eusebio Leal, que concluía que tenemos derecho a andar, a veces, por necesarios extravíos para hallar nuestro propio camino. Palabras de José Martí que me he aplicado en mi vida personal y que las recuerdo también por quien gobierna este país. 

Nunca me he avergonzado de lo que pienso, de lo que creo, ni tampoco me avergüenzo de mis pasiones. Trato de ponerlas todas al servicio de la causa mayor. 

Por eso mi posición sobre  la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco no se ha modificado. La exprese públicamente. Seguro estoy que con el nuevo gobierno todos los peros que le pusimos a ese proyecto se corregirían. No fue así. Se canceló el proyecto en Texcoco y se cambió a Santa Lucia, municipio de Tecámac. Decidí entonces, respetar la desición del ejecutivo federal sobre el cambio de sede. 

Como también, en su momento exprese mi postura sobre la posición del ejecutivo federal de pedirnos a las entidades del centro y norte del país que aguantemos hoy, porque le toca al sureste de la nación un mayor impulso. 

Mi estado, el Estado de México, es parte importante del territorio nacional y el rezago que tenemos, entre otras cosas, por ser la entidad que más migración ha recibido, necesita la misma atención que el sur, el norte y todo el centro del país. Todos hijos, todos entenados.

Fuera de estos diferendos, tengan la certeza que seguiré trabajando para que la cuarta transformación se cristalice y sirva para tener una patria más justa.

Respeto profundamente a los senadores de oposición. Los respeto porque provengo de la oposición. Se lo que es ser opositor. Es más, toda mi vida lo he sido y en mi estado lo seguiré siendo, seguramente por un ratito más.

Porque conozco la vida del opositor es que hoy los entiendo y los escucho. La oposición seria, la más crítica, pero que muestra su ética, siempre será necesaria en cualquier régimen y para cualquier gobierno que se precie de ser democrático. 

Por eso saludo con respeto la presencia, en este informe,  de la senadora Josefina Vázquez Mota de quien hoy tengo la mejor opinión, su inteligencia y tenacidad son reconocidos por algunos propios y algunos extraños, entre ellos yo. 

A Eruviel Ávila, senador por el Estado de México, cuya amistad, que no alcanza la afinidad política, la mantengo. Gracias por estar en este evento republicano.

Por la misma convicción respeto profundamente a los medios de comunicación. A sus directivos, a sus reporteros, a sus columnistas. Su trabajo, sus investigaciones, sus análisis son necesarios. Ayudan a moderar la indolencia, las arbitrariedades y los abusos de los gobernantes. La libertad de expresión y la libertad de imprenta son más que necesarias para la cuarta transformación.

A los empresarios, les agradezco su presencia, y les digo no puede haber proyecto económico exitoso sin ellos. No puede haber economía de bienestar sin ellos. 

Estoy convencido de que el mercado no puede sustituir al Estado, Pero también que este no puede ni deber sustituir a la empresa.

Para salir adelante,  el País y  mi Estado en particular, requiere de todos, por la problemática que vive el Estado de México; casi la mitad de la población enfrenta condiciones de pobreza, un poco  más de 8 millones de personas y de ellas, alrededor de un millón, en pobreza extrema. 

Existe una agenda legislativa pendiente que tendremos que desarrollar a partir del próximo mes de Septiembre. En ella incluyo las iniciativas que tengan que ver con los cambios que nuestra entidad requiere. Algunas que tienen que ser de beneficio estatal, otras para el desarrollo metropolitano del Valle de México y otras de alcance nacional. Pero finalmente, todas buscaran mejorar el marco legal que repercuta, de manera favorable, en beneficio de los mexiquenses. 

Con el titular del ejecutivo del Estado de México, en decir, el Gobernador Alfredo del Mazo tengo profundas diferencias. Por respeto a muchos invitados, que no pertenecen a morena o a los partidos que en coalición trabajamos en el senado, no las mencionaré.

Aunque creo que la mayoría de los aquí presentes las saben porque las viven, y en muchos casos padecen sus consecuencias.

A pesar de estas diferencias buscamos estar en permanente comunicación y dialogo con el titular del ejecutivo y sus colaboradores para ir resolviendo temas y problemáticas. Espero que este dialogo continúe para hacer que prevalezcan las coincidencias por el bien de nuestro Estado. 

Aspiro a ver un Estado de México que cumpla a cabalidad el derecho a la educación, que garantice los servicios de salud y protección a los grupos más vulnerables.  Con un gobierno que trabaje de la mano con empresarios y trabajadores, que otorgue las mejores oportunidades a los mexicanos, que propicie la productividad y competitividad. Un gobierno capaz de orientar una economía que propicie el bienestar de todos, en correspondencia al esfuerzo de cada uno. 

Aspiro a ver un Estado de México donde se consolide la idea de que la democracia significa el poder del pueblo.  Donde nada ni nadie estén al margen de la ley.  Un Estado de México donde haya paz y justicia.

Un Estado de México, verdaderamente equitativo. Que brinde oportunidades verdaderas a todos sus hijos por igual. 

Un Estado de México capaz de superar la delincuencia desbordada que hoy enfrentamos, con desarrollo social y desarrollo económico. 

En lo particular, para que en mi Estado,  esta cuarta transformación venga aliviar las difíciles condiciones que viven la mayoría de los mexiquenses. Por ello represento y representaré, en el senado de la república, con firmeza a mi Estado natal. 

Dos temas necesita el Gobierno Federal atacar con mayor fuerza, tiempo y recursos económicos. Son los dos temas, que estoy seguro, preocupan y ocupan a la mayoría de las familias mexicanas. La salud y la Seguridad Pública.

El congreso mexicano ha trabajado en la parte legislativa en los dos temas. Toca ahora al ejecutivo federal, el de los Estados y de los municipios  hacer su parte. Si lo hacemos juntos, estoy cierto que podemos dar la seguridad y la salud que requieren las familias mexicanas.

Es importante para los que representamos el sueño de más de 30 millones de personas cumplir a cabalidad nuestros compromisos. El cambio por el que votaron esos millones y que también lo desean los que no votaron por nuestra opción, no es posible que lo olvidemos. 

El ejecutivo federal, el legislativo, las entidades y los municipios que somos responsables de cumplir con la esperanza de millones de mexicanos debemos cerrar filas y realizar nuestro máximo esfuerzo para que esta se vea satisfecha. 

La cuarta transformación no es parte ya del discurso electoral. Es anhelo. Es esperanza. No es salida, ahora es meta para la gente que mencionaba.

Estoy en el camino para llegar a esa meta. Confío en que lo podemos lograr. Asumo la responsabilidad histórica que me ha tocado vivir. Que otros y otras también la asuman, so pena de ser juzgados severamente por la mayoría de los mexicanos.

Senado de la República
Senado de la República

Tus propuestas son muy valiosas para nosotros

Queremos escucharte y entender tus necesidades. Envíanos tus propuestas para que juntos trabajemos en ellas.
Enviar propuesta