Grupo Parlamentario Senado MORENA, LXIV Legislatura

Versión estenográfica de la intervención del senador Casimiro Méndez Ortiz, sobre la Reforma Educativa

Con su venia compañero presidente.

Compañeras senadoras, compañeros senadores.

Mi mensaje hoy va dirigido a las maestras y maestros de México, y les digo compañeros porque soy maestro rural, soy un maestro de educación indígena, soy un maestro frente a grupo, y cuando hablo frente a los maestros me quito el saco, me quito la corbata; porque los formalismos, la etiqueta nos impide el diálogo entre iguales, nos impide el diálogo entre compañeros.

Siempre se ha pensado, y se dice y se denuncia que aquellos maestros quienes luchan, quienes protestan, son de lo peor; son holgazanes, son flojos, no se preparan.

Yo he sido un maestro que ha militado en la CNTE y ¡huy! qué horror cuando hablan de la CNTE y ahí humildemente tengo un doctorado, y no soy flojo, ni soy huevón, ni acepto las descalificaciones que se nos hacen. Esa es uno de los grandes errores que se cometen en la educación, que fíjense, que han pensado que para que la escuela sea de calidad, los alumnos tienen que estar calladitos, para que la escuela sea de calidad los alumnos tienen que estar pasivos. ¡No!

Cuando deberás hay un proceso educativo de calidad, los salones se convierten en verdaderos salones de cambio, de transformación de revolución, de movimiento, es un mito eso de que la pasividad se imponga en un salón cuando hay calidad de educación ¿quieren hablar de la calidad de educación?

Yo cuando era maestro de grupo, recuerdo que allá por 2005 a 2006 echaron a andar un programa que se llamaba Enciclomedia. Cuántos millones se desperdiciaron en Enciclomedia en escuelas que ni siquiera tenían luz. En escuelas que ni siquiera tenían infraestructura, eran escuelas de palitos. Cuánto se embolsaron los gobiernos de aquel entonces con ese desfalco a la nación que fue Enciclomedia; y después vino otro presidente que distribuyó libros con faltas de ortografía.

¿Y quieren hablar de calidad?

Después vinieron otros partidos a distribuir esos libros con faltas de ortografía, que no vengan con ese cuento.

A mí en lo personal no me gana el odio contra los maestros porque soy maestro. Y sí quiero comentar que antes de estar aquí en el Senado, yo estaba frente a grupo en una humilde escuela, y que con orgullo lo decimos cuánto falta le hizo una verdadera reforma educativa a los maestros y maestras de México.

Yo voy a votar en lo personal con esta reforma educativa porque considero que por primera vez los niños son el centro de esta reforma educativa.

Porque está pensada en formar a hombres libres que tomen distancia de esta sociedad que en ocasiones enloquece y que hay neoliberales que todavía le aplauden. Yo voy a votar por esta reforma educativa porque un hombre y una mujer educados no se permite la desaparición de 43 jóvenes normalistas.

Un joven, una persona educada no se permite un estado totalitario. Educar es enseñar a cuestionar y a pensar. Se ha acusado también de que esta reforma educativa se va a aprobar en lo inmediato, en términos rápidos. Nada más lejano a la verdad que eso.

Cerca de cuatro meses se ha trabajado esta reforma educativa, además que, en el país, a lo largo y ancho se llevaron más de 29 foros donde se recogió toda la casusa.

El pensar de padres de familia, alumnos, maestro, y quiero comentarles que además esta reforma educativa es tan legitima que hoy, por primera vez, no estamos legislando a espaldas de los maestros de México. No se vale satanizar a unos y tratar de engrandecer a otros, esta reforma educativa tiene un precedente legítimo: porque por primera vez no estamos cuidados por Policía Federal, por militares vestidos de civil. Hoy las puertas de este parlamento están abiertas para todos los trabajadores de la educación.

Muchas veces se ha considerado que quienes portan uniforme, se les confiere el alto honor de defender a la patria. Yo digo que también los obreros enaltecen y defienden la patria, que también los obreros, los carpinteros, defienden y honran la patria.

Y comentar que ésta mal llamada reforma educativa que estamos a punto de sepultar tiene huellas de sangre, de mucha sangre. No me voy a quedar con las ganas porque a veces hablamos de Méxicos tan abstractos que en realidad uno se pone a pensar ¿de veras se creen que viven en ese México?

Hay senadoras que cuando yo hablo de las condiciones de infraestructura y económicas de mi estado, hay senadoras que me han preguntado, ¿en serio así se vive en Michoacán?

Uno se pone a pensar como si viviéramos en otro país, yo quiero recordad a todos que aquellos que dieron la vida luchando contra esta mal llamada reforma educativa que estamos a punto ya de terminar con ella.

El 13 de junio del 2013, en la autopista Siglo XXI de San Ángel, maestros se encontraban manifestándose contra esta reforma educativa fueron arrollados por un tráiler, por una pipa de doble remolque, donde fallecieron siete maestros entre ellos: Arsenio Merced Tolentino, Salvador Zalpa Chávez, Alejandro Olivo Cervantes, Héctor Ortega Gutiérrez, Juan Alejandro Rodríguez Castro, entre otros.

El 24 de febrero del 2015, muere víctima de represión el maestro jubilado, Claudio Peña de 65 años de edad.

El 1 de junio del 2015, es asesinado por fuerzas policiacas el joven estudiante de la Universidad Pedagógica Nacional, Antonio Vivar Díaz de 28 años de edad. El 24 de septiembre del 2015 es asesinado por un comando armado el exdirigente de Oaxaca, el maestro Alejandro Leal Díaz.

El 19 de junio del 2016, esa masacre en Nochixtlan, Oaxaca, no se olvida.

Maestros y maestras de México, no hay victorias permanentes, nada está escrito en piedra. Hoy con mayoría paramentaría les vamos a devolver los derechos laborales que les fueron arrancados por un pacto contra México, pero a ustedes maestras y maestros les corresponde su defensa inquebrantable, no sólo en los próximos años, sino siempre.

Quiero refrendar mi apoyo y reconocimiento a la escuela pública. Yo soy producto de la escuela pública, creo en la escuela pública por eso mis dos hijas estudian en escuelas públicas. No podemos hacer leyes para maestros de escuelas públicas mientras unos tienen a sus hijos en escuelas privadas.

La tarea está hecha, nosotros hemos cumplidos maestras y maestros, el papel histórico les corresponde a ustedes.

¡Viva la educación pública!, ¡vivan las maestras y los maestros de México! Muchas gracias.

— 

 

Senado de la República
Senado de la República

Tus propuestas son muy valiosas para nosotros

Queremos escucharte y entender tus necesidades. Envíanos tus propuestas para que juntos trabajemos en ellas.
Enviar propuesta